Lo último |

La Paz |

Santa Cruz

 27 Febrero

Imagen modal
https://www.facebook.com/SkechersBO
https://www.facebook.com/ElectroVidaByDaher




Ocho de 19 municipios de Beni están en emergencia

En medio de una creciente crisis ambiental, las comunidades de Rurrenabaque y San Buenaventura hacen un llamado urgente a las autoridades para enfrentar los devastadores incendios forestales que asolan la región. Esta es la segunda vez en la temporada que estas comunidades se ven afectadas por el fuego, y la situación se ha vuelto crítica.

Los comunarios han solicitado a las autoridades locales y nacionales apoyo inmediato, incluyendo bomberos, cascos, mochilas, y otras herramientas esenciales. Además, instan a proporcionar agua tanto para el consumo humano como para combatir las llamas que amenazan la serranía. La falta de apoyo aéreo también ha sido resaltada como una necesidad crucial para controlar los incendios en áreas de difícil acceso.

En la comunidad de Carmen Florida, en Rurrenabaque, los pobladores y voluntarios han unido fuerzas para proteger las fuentes de agua. A pesar de los esfuerzos anteriores, el humo persiste en la serranía, indicando la presencia de focos activos, según el reporte de la red Río TV.

El alcalde de Rurrenabaque, Elías Moreno, ha expresado las dificultades que enfrentan para sofocar los incendios y abastecer de agua a los animales, especialmente afectados por la sequía. La coordinación con Defensa Civil y el apoyo aéreo han sido destacados como elementos clave en la respuesta a la emergencia.

En San Buenaventura, la situación es igualmente complicada, con focos de calor e incendios que persisten. A pesar de los esfuerzos de la comunidad y algunos aportes de ayuda, la escasez de recursos, combustible y transporte sigue siendo un desafío significativo.

Pedro Villalobos, secretario de Medio Ambiente de la Gobernación de Beni, reconoció la magnitud del problema y la escasez de recursos disponibles. Aunque se han proporcionado algunas ayudas, se considera insuficiente para hacer frente a la situación, y se ha declarado el estado de desastre.

En medio de esta crisis, el Gobierno ha movilizado recursos para combatir los incendios en Rurrenabaque y San Buenaventura. Personal del Comando de Incidentes, con el apoyo de la Policía Boliviana y helicópteros especializados, ha intervenido en varios incendios, logrando mitigar algunos focos de forma permanente.

Se espera que la declaratoria de desastre permita la llegada de ayuda crucial para la recuperación y reconstrucción de las comunidades afectadas, particularmente en el sector agrícola y ganadero. La fase de reconstrucción también abordará la provisión de agua y la dotación de semillas a las comunidades afectadas por el fuego y la sequía.

La situación es crítica, y se hace un llamado a la solidaridad y colaboración de la sociedad para enfrentar esta emergencia ambiental.

Tema del Día     
Noticias    
Compartir: