Así es el verdadero pique macho, con solo 5 ingredientes

 Así es el verdadero pique macho, con solo 5 ingredientes
Así es el verdadero pique macho, con solo 5 ingredientes

“Como todo lo bueno, el plato es simple”, dice Ana Quiñones, hija de la creadora del pique macho, respecto a los cinco ingredientes que componen la receta original y a las “curiosas” variaciones que se han hecho del tradicional plato cochabambino.

Cebolla, huevo, pimiento, pollo, salchicha, aceituna, queso y hasta arroz, son algunos ingredientes que suelen verse “comúnmente” cuando se pide ese plato en los restaurantes. Esas opciones distan mucho del verdadero pique.

Únicamente cinco ingredientes son necesarios para prepararlo de la manera correcta: carne, chorizo, papa, locoto y tomate.

Ayer, en una visita a La Paz, la heredera de la sazón de Evangelina Rojas (autora de la invención), hizo una demostración en el Ministerio de Culturas. Allí habló sobre la historia, la receta original y otros detalles que no todos conocen del famoso plato.

Así es el verdadero pique macho, con solo 5 ingredientes

Fue “doña Evita”, quien en 1969 creó esa preparación, con su esposo Honorato Quiñones. “El pique a lo macho nació en el restaurante que tenían mis padres, en pleno prado cochabambino. Posteriormente, en 1978 nos trasladamos a un local propio, el restaurante Miraflores”, contó Quiñones.

El local, donde actualmente ofrecen esa y otras propuestas gastronómicas típicas del Valle, está ubicado a una cuadra del estadio Félix Capriles.

“El plato nació muy simple, al calor de la amistad que mis padres tenían con varios amigos que iban a visitarlos al restaurante”, dijo en referencia al personal (técnicos, pilotos y azafatas) del LAB (Lloyd Aéreo Boliviano) que frecuentaban el lugar.

“Una noche, mi madre quiso darles algo especial. Con todo cariño les ofreció carne en abundancia, fiambres que en esa época eran un privilegio y papas para acompañar. De inicio, el pique era solo con locoto, ya después se le añadió el tomate”, explicó.

Mientras preparaba el platillo en el ministerio, compartió algunos detalles importantes. Uno de ellos, que “la carne es la base del pique, no la papa”.

SECRETO

El preparado consiste en una cama generosa de carne en trozos, chorizos en porciones gruesas y papas fritas al bastón; además del tomate y el locoto. Este último es el protagonista, porque a él se debe el nombre.

Así, y solo así es el verdadero pique macho. “Se los presento”, dijo con orgullo

Quiñones. Pero la exhibición no terminó ahí. Hay un ingrediente que si bien algunos han oído de él, no todos lo han probado. Se trata del aderezo.

“Yo, personalmente, me ofendo cuando me piden mayonesa, mostaza… Los odio”, comentó Quiñones entre risas, porque el preparado, hecho a base de llajua, sal, vinagre, aceite y cerveza (en ese orden) es el secreto del auténtico sabor de un buen pique.

Toda esta explicación también se ofrece en el restaurante Miraflores a todos los interesados en conocer la historia de uno de los platos bandera de Bolivia.

Así es el verdadero pique macho, con solo 5 ingredientes

Evangelina Rojas de Quiñones murió el 10 de julio de 2006, y siete meses después, su esposo le siguió. Desde 1969, cuando creó el pique macho, hasta el fin de sus días, la cocinera concedió únicamente una entrevista sobre el platillo.

“Conozca a la señora que inventó el Pique a lo Macho”, titula la nota, publicada el 8 de diciembre de 1996 en LA RAZÓN. En ella, la periodista cuenta detalles que fueron corroborados por Ana Quiñones, la hija que ahora es responsable de mantener la tradición en la capital cochabambina.

“Fue la única entrevista que mi mamá respondió. La periodista se quedó tres días esperando a que mi madre la atienda”, contó y recordó lo complicado que fue ese año para Sandra Mallo, corresponsal de LA RAZÓN en Cochabamba, de convencer a doña Evita a que acceda a su solicitud. Pero la persistencia triunfó.

“Mi mamá siempre fue tímida, reservada y no quería atender entrevistas. Yo le dije que no fuera grosera y un momento de esos, mi madre molesta, al ver la insistencia de la periodista, aceptó a regañadientes”, contó.

Quiñones detalló que aunque respondió a las consultas, la receta que aparece en la nota no es la correcta. “No se la dio, pero la señora le pudo sacar todas las palabras que quiso”, dijo.

“Me encanta esa entrevista, porque es la única de mi madre. Ella misma la recordaba con cariño. Yo creo que no se imaginaba, no tenía idea de la magnitud de lo que había creado”, explicó sobre la repercusión que tuvo la noticia y el sentimiento que luego tuvo, doña Evita por ello.

El recorte de papel fue enmarcado y ahora se luce junto a los otros varios reconocimientos que le otorgaron a lo largo de su vida.

Fuente: El Razón

Comentar

PAT Digital

Related post