Ataque al Palacio Presidencial de Afganistán

 Ataque al Palacio Presidencial de Afganistán

Sólo el primer golpe hizo titubear a algunos de los presentes en el rezo colectivo por la Festividad del Sacrificio. Pero en los siguientes segundos, sin apenas inmutarse, y con los silbidos previos al impacto colándose por la emisión en directo, el líder afgano, Ashraf Ghani, siguió encomendándose a Dios para evitar que Afganistán se despeñe. Hasta ocho proyectiles cayeron en las inmediaciones del fuertemente protegido Palacio Presidencial de Kabul, milagrosamente sin provocar heridos.

El Gobierno afgano trató de sobreponerse con tamaña entereza a un ataque que buscó intimidar coincidiendo con uno de los momentos del año más importantes para los musulmanes. Nadie reivindicó el atentado. Según fuentes de las fuerzas de seguridad, citadas por la cadena afgana Tolo, los atacantes lanzaron los cohetes desde el norteño Distrito 18 de la capital. La zona está lejos de los combates que se producen estos días en distintas áreas del país, entre fuerzas talibán y gubernamentales.

VIDEO: Lanzan varios misiles contra el Palacio Presidencial de Afganistán  durante la toma de posesión del presidente - RT

Alto militar

«Las fuerzas de seguridad y de defensa han hecho muchos sacrificios en los últimos 20 años, especialmente en los últimos tres meses, para defender su suelo y el honor de esta patria», proclamó Ghani en un discurso posterior. Parte de su reconocimiento había sido, de hecho, conceder a un alto militar el honor de dirigir los rezos del conocido como Eid al Adha. En su parlamento, Ghani dijo que los talibán, con quienes negoció sin éxito hasta el lunes, «no tienen voluntad» para la paz.

El lunes concluyó en Doha una nueva ronda de diálogo que se antojaba prometedora, pero que no logró extraer un alto el fuego para estos días de viajes y reuniones familiares. «Todas las partes se asegurarán de que se protejan las infraestructuras civiles, de que se eviten las bajas civiles y cooperarán en asistencia humanitaria por todo Afganistán», rezó la declaración conjunta final, en la que se apostó por «acelerar el diálogo» para evitar un conflicto mayor.

Ataque al Palacio Presidencial de Afganistán en pleno rezo por la  Festividad del Sacrificio | Internacional

Pero el recrudecimiento de los combates, mientras continúa el repliegue de tropas internacionales de Afganistán, es un hecho. El mayor peligro en estos momentos es un enquistamiento del conflicto que lleve a un escenario de fragmentación territorial. Los talibán se han hecho fuertes en numerosas zonas rurales y amenazan capitales provinciales como Kandahar y Qala-e Now. El Gobierno, por su parte, busca el apoyo de algunos señores de la guerra para recuperar el territorio perdido.

Posiciones para evitar el potencial

Mientras tanto, los países vecinos comienzan a tomar posiciones para evitar que esta potencial guerra rebase las fronteras afganas o suponga un reto para su seguridad. Un periódico próximo al Líder Supremo de Irán -que comparte dos pasos fronterizos con Afganistán ya en manos talibán- informó el lunes de la formación de una milicia, llamada Hasd al Shi’i (Movilización Chiíta) para «confrontar a los terroristas talibán», extremistas suníes. Irán ha desplazado efectivos para reforzar su frontera este.

Se acoge con satisfacción por el Palacio Presidencial de Afganistán la  decisión de retirada de EEUU

Desde Kabul se criticó la decisión, que recuerda al establecimiento de milicias chiítas en Irak o Siria para defender los intereses de Irán en esos países. Afganistán también tomó otra decisión radical el lunes al ordenar la retirada de sus altos diplomáticos. Fue su respuesta al secuestro express que sufrió la hija del embajador afgano en Islamabad el sábado pasado. Fue retenida en un taxi al regresar de una concurrida zona comercial, golpeada hasta perder el conocimiento, maniatada y luego abandonada.

Ataque al Palacio Presidencial de Afganistán

Planes de Ankara y amenazado

Turquía, que pretende mantener el control del aeropuerto internacional de Kabul tras el adiós definitivo de EEUU, ofreció palo y zanahoria a los talibán, quienes han rechazado los planes de Ankara y amenazado abiertamente a los turcos. «[Los talibán] necesitan acabar con la ocupación del suelo de sus hermanos y mostrar al mundo que la paz prevalece en Afganistán ahora mismo», dijo Recep Tayyip Erdogan mientras iba camino de Chipre. Al mismo tiempo, como otros muchos países de Occidente y Oriente, Turquía, que ya sufre los estragos del conflicto en forma de oleadas de afganos entrando irregularmente en su país a diario, mantiene canales de diálogo abiertos con los talibán en busca de un encaje político que le evite mayores problemas.

Afganistán realiza una gran consulta para decidir el futuro de los últimos  presos talibanes

Fuente: EL MUNDO

Comentar

PAT Digital

Related post