Bolivia, con los más elevados índices de violencia doméstica y de feminicidios

 Bolivia, con los más elevados índices de violencia doméstica y de feminicidios

El país representa la tasa más alta (60%) de violencia doméstica en el contexto latinoamericano. Al menos 57 feminicidios se han registrado este año. Faltan políticas públicas para detener la escalada violenta.

Además de los problemas críticos a los que se enfrenta América Latina respecto de la violencia criminal y política, también sufre por la violencia social y doméstica. De acuerdo a un informe del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), un tercio de las mujeres de la región que han estado alguna vez en una relación sentimental, han sido agredidas física o sexualmente por su pareja al menos una vez a lo largo de su vida, y “más del 10% de las mujeres mayores de 14 años han sido forzadas a mantener relaciones sexuales por alguien que no es su pareja”, esgrime el informe.

El estudio también señala que Bolivia tiene uno de los índices más altos en cuanto a violencia doméstica. En cuanto al porcentaje de mujeres que han sufrido abusos físicos o sexuales por su pareja actual o más reciente, también varía entre los países, sin embargo, Bolivia presenta la tasa más alta (casi el 60%), las tasas de Colombia, Ecuador, y Perú se sitúan entre el 30 por ciento y el 35 por ciento, y Uruguay registra una tasa de menos del 10 por ciento.

Bolivia, con los más elevados índices de violencia doméstica y de feminicidios

Desde Casa de la Mujer, la directora Ana Paola García, argumenta que la violencia es un hecho de poder que ejerce el hombre sobre su pareja o su expareja, “porque se cree con el derecho de posesión sobre su cuerpo, su libertad, su vida, en el sentido amplio. Cuando queremos ejercer nuestro derecho de igualdad, atentamos contra las ventajas que tienen los hombres. Cuando la mujer reclama por esa situación o quiere romper ese círculo, se ejerce violencia como acto disciplinario”.

Bolivia, con los más elevados índices de violencia doméstica y de feminicidios

La antropóloga argentina Rita Segato hace énfasis en el “recrudecimiento de la violencia de género en todos los países”, especialmente en América Latina. Al momento de dilucidar las causas Segato descarta la hipótesis de que el fenómeno tiene que ver con una “reacción” o “venganza” de los hombres ante los avances del movimiento feminista y las posiciones conquistadas por las mujeres en el mundo laboral o político. “Lo que puede influir es el hecho de que la masculinidad esté siendo vulnerada por la precarización del trabajo, característica del presente”. Ante la ausencia de la potencia económica, este hombre precarizado ve en la violencia “la última posibilidad para restaurarse en esa posición de dominación territorial y de dominación sobre los cuerpos”, dice la investigadora.

Fatores de risco em casos de feminicídio são discutidos em CPI - Jornal de  Brasília

Por su parte Consuelo Camacho, de la Plataforma de Lucha contra la Violencia de Santa Cruz reconoce el problema como estructural, que está vinculado con las construcciones sociales que se han hecho entre hombres y mujeres. “Relaciones de poder, de privilegios para unos y de subordinación y violencia para otras. Esto está instaurado en todos los espacios, es decir, en las familias, instituciones y los gobiernos y por eso se requiere realizar políticas públicas integrales e intersectoriales que reviertan esta situación con el objetivo de entender, prevenir, sancionar y erradicar la violencia contra las mujeres”, esgrime Camacho. “Una violencia que está naturalizada e incluso normalizada, que se refuerza en todos los espacios”, agrega.

Detrás de las cifras y números oficiales en Bolivia la Fuerza Especial de Lucha Contra la violencia refleja que en su mayoría (ver infografía) las denuncias de los hechos violentos tienen que ver con la violencia intrafamiliar o doméstica, es decir se producen en un círculo íntimo y reducido.

Fuente: El Deber

Comentar

PAT Digital

Related post