Bombas contra los globos incendiarios de Hamas

 Bombas contra los globos incendiarios de Hamas

La fragilidad del heterogéneo Gobierno israelí, investido este domingo, y de la tregua entre Israel y el grupo islamista Hamas, iniciada el pasado 21 de mayo tras 11 días de enfrentamiento a gran escala, afronta su examen más serio y marcado por palabras teóricamente inofensivas como banderas y globos.

La tensión en Jerusalén a raíz del llamado «Desfile de Banderas» de varios grupos nacionalistas judíos que este martes completaron el trayecto en Jerusalén interrumpido tras el ataque de Hamas el 10 de mayo ha sido una de las principales mechas de las decenas globos incendiarios lanzados estos días desde Gaza contra el sur de Israel. Más allá de una treintena de incendios, Hamas envió con los globos explosivos un monumental órdago a la coalición de Naftali Bennett y Yair Lapid.

Ejército afirma estar preparado ante cualquier escenario

«La respuesta a cada proyectil debe ser la misma que a cada globo incendiario que arrasa nuestros campos. Netanyahu debe dejar de dar dinero a Hamas y responder», decía Bennett mucho antes de ocupar, de forma inesperada y casi accidental, su puesto. De momento, ha cumplido con su palabra al dar luz verde al ataque aéreo contra varias bases -vacías- de Hamas en represalia por los 27 incendios causados por los artefactos explosivos voladores. El Ejército afirma estar preparado «ante cualquier escenario, incluyendo la reanudación de las hostilidades, en función a las acciones terroristas desde la Franja de Gaza».

Pero el primer ataque en la era Bennett no tiene que ver con sus viejas promesas, aunque se sabe examinado en sus primeros días, sino con las más recientes del ministro de Defensa, Benny Gantz y el jefe del Ejército Aviv Kochavi que tras la reciente ofensiva «Guardián de las Murallas» avisaron que «las reglas han cambiado».

Israel lanza su ataque más fuerte contra Palestina: ya no hay agua potable  y queda luz para 3 días - Noticias económicas, financieras y de negocios -  El Cronista

En este sentido, la peor escalada desde el 2014 causó muertos (250 en la Franja de Gaza y 12 en Israel) y acabó con dos grandes promesas de las partes que ahora se ponen a prueba. De su resultado, pueden arrastrarse mutuamente a un violento enfrentamiento rompiendo una tregua que Egipto intenta sin éxito apuntalar con acuerdos e incentivos.

Por un lado, Israel declaró como logro la restauración de la disuasión ante las milicias avisando que, a diferencia del pasado, respondería a cada ataque aunque fuera un globo explosivo sin víctimas. Por otro, Hamas reivindicó su papel de «protector de Al Quds (Jerusalén) y Al Aqsa» advirtiendo de que todo lo que sucede en la disputada ciudad, como por ejemplo lo que llamaron «desfile de odio de extremistas judíos» del martes, tendrá respuesta desde Gaza.

«La realidad ha cambiado» aseguraban desde Yihad Islámica, mientras el portavoz de Hamas, Fawzy Barhum, presumió de que sus advertencias de los últimos días obligaron a Israel a cambiar el trayecto de la marcha (no entró en el casco antiguo de Jerusalén por la Puerta de Damasco o el barrio musulmán camino al Muro de las Lamentaciones ) e incluso desvió vuelos en el aeropuerto Ben Gurion ante el temor a proyectiles. «Las acciones del enemigo demuestran que hemos logrado imponer una nueva ecuación. Seguiremos nuestra valiente resistencia y defensa de los derechos palestinos y Al Aqsa», apuntó confirmando la línea Gaza-Jerusalén.

Bombas contra los globos incendiarios de Hamas

HAMAS BUSCA PRESIONAR


«Si vuelven a atacarnos, responderemos. Solo tenemos miedo a Alá», afirmó este miércoles Nasser en nombre de los grupos enviados por Hamas para preparar y lanzar los globos explosivos tras el ataque nocturno israelí y el mensaje de Gantz de las últimas horas -vía Egipto- de que responderá a cada lanzamiento de proyectiles o explosivos.

Pero la decisión del liderazgo de Hamas de reanudar choques en la frontera y sobre todo los globos incendiarios no se explica solo con la ciudad cuya parte oriental fue ocupada por Israel en la guerra del 67. El liderazgo islamista busca aumentar la presión para la entrada de la ayuda económica catarí (30 millones de dólares mensuales) y abrir los accesos de Gaza. Aunque el dúo Bennett-Lapid aún no ha tenido tiempo de establecer una estrategia sobre la franja palestina evacuada por Israel en 2005, la posición de Gantz y los organismos de seguridad es condicionar el proceso de reconstrucción de Gaza a la entrega de dos civiles israelíes con problemas mentales que llegaron por error a este territorio palestino y los cadáveres de dos soldados muertos en los combates de la guerra del 2014.

Army chief says IDF victory in Gaza conflict may not have deterred Hamas |  The Times of Israel

Pese a las numerosas bajas de su brazo armado, golpes a su sistema de túneles y la destrucción entera o parcial de varios centenares de edificios por los bombardeos israelíes en el enclave que controla desde 2007, Hamas se siente eufórico. Perdió como era de esperar en el terreno ante la aplastante superioridad de la Fuerza Aérea y la efectividad de la batería defensiva «Cúpula de Hierro» de Israel, pero ganó muchos puntos ante la opinión pública palestina (frente al rival interno Al Fatah) y árabe (ante el entusiasmo iraní y turco).

Israel y Hamas están a medio camino entre una tregua más seria o una nueva escalada.

Fuente: EL MUNDO

Comentar

PAT Digital

Related post