Camacho dice que el paro es una medida necesaria y se levantará si el Gobierno atiende las demandas

 Camacho dice que el paro es una medida necesaria y se levantará si el Gobierno atiende las demandas
Camacho dice que el paro es una medida necesaria y se levantará si el Gobierno atiende las demandas

Hay expectativa en torno a la reunión que sostendrá este jueves el Gobierno con los rectores de las universidades públicas y sobre la propuesta técnica que se plantea en Santa Cruz para ejecutar el Censo nacional en 2023

A la espera de una respuesta del Gobierno para definir si habrá paro cívico o no en Santa Cruz para el 8 y 9 de agosto, el gobernador cruceño y miembro del comité impulsor del censo, Luis Fernando Camacho, apunta a las autoridades nacionales para abordar las demandas en torno al Censo de Población y Vivienda y afirma que el paro es una medida de presión necesaria para que el Gobierno escuche las demandas cruceñas.

En Santa Cruz hay expectativa en torno a la reunión que sostendrá el Gobierno, por medio del Ministerio de Planificación, con los rectores de las universidades públicas del país, donde se insistirá en el pedido de atención de la propuesta técnica que se plantea en Santa Cruz para ejecutar la encuesta nacional en 2023 y también abrogar el decreto que establece que debe realizarse en 2024.

«El paro es una medida de presión necesaria, las grandes luchas que hemos tenido fueron a través de la presión, así se garantizan los derechos de la gente (…) Si no hubiéramos hecho paros o cabildos, no hubiéramos tenido autonomía, la esencia del cruceño es la lucha», ejemplificó el gobernador.

Asimismo, en una entrevista con el programa Influyentes de EL DEBER Radio, la máxima autoridad departamental dijo que la atención está puesta en la reunión de este jueves, donde la institucionalidad cruceña respalda al rector de la Universidad Autónoma Gabriel René Moreno (Uagrm), Vicente Cuéllar, quien pondrá sobre la mesa los pedidos mencionados sobre el censo para que se realice de manera transparente y en tiempo oprotuno.

Pero Cuéllar no solo irá con una demanda, ya que también fue ingresada en el despacho de la Presidencia y del Ministerio de Planificación una propuesta técnica que detalla que en Bolivia se puede impulsar el censo en menos de un año, para el último domingo de junio de 2023.

No obstante, desde Santa Cruz no se quedan a la espera de los resultados de la reunión, sino que la Gobernación alista un levantamiento estadístico para tener luces sobre la realidad departamental, previo al censo, cuyos resultados se tendrán listos para el último trimestre de 2022, según Camacho.

El gobernador anunció que el levantamiento estará a cargo del Instituto Cruceño de Estadística y se realizará en áreas urbanas y rurales del departamento para obtener indicadores de salud, pobreza, educación, vivienda, migración y datos actualizados de la población, actividad que demandará una inversión de Bs 4,25 millones. 

Esta información es considerada importante para la planificación y organización de los gobiernos municipales y de la propia Gobernación y se impulsa ante la «incapacidad» del Gobierno para ejecutar la encuesta nacional. 

«En el momento en que el masismo haga el censo, que sabemos que el masismo es fraudulento, necesitamos parámetros para evitar que nos hagan un fraude. En el censo de 2012 nos dieron un resultado y meses después nos dieron un parámetro con número menor», observó el gobernador.

Para encaminar este proceso, Camacho anunció que se enviará a la Asamblea Legislativa Departamental, un proyecto de ley que declara prioridad departamental este trabajo estadístico. Asimismo, se le asignará los recursos necesarios para llevarlo adelante.

Con el foco puesto en este ámbito, así como en otro proyectos que están en ejecución, Camacho restó importancia a las críticas del Gobierno central, específicamente de los ministros, que critican la gestión departamental y las demandas por el censo.

«Es una lógica del gobierno del MAS, ha apresado a cruceños, atacado a la gente y no es una novedad que estén en constante arremetida porque, no se puede dialogar. Los ministros están en una posición de dirigencia sindical y no como funcionarios de Estado. A mí  no me afecta porque la critica que hacen no es la correcta y usan el arte de la desinformación», apuntó.

Respecto al pedido de revocatorio que busca impulsar el oficialismo contra el gobernador, este resaltó que quieren desestabilizar la gestión y es un derecho que tienen, pero los mandó a esperar porque todavía debe pasar el tiempo y será el pueblo el que decida.

Fuente: El Deber

Comentar

PAT Digital

Related post