«Carlando», la inusual amistad entre Carlos Sainz y Lando Norris en Formula 1

 «Carlando», la inusual amistad entre Carlos Sainz y Lando Norris en Formula 1

Las amistades entre pilotos no suelen ser algo habitual en Fórmula Uno. Aunque algunos se conozcan desde pequeños por competir en karts o desde su juventud al pasar por las categorías de desarrollo, la soledad del asiento provoca que sea complicado entablar una relación afectuosa con un competidor directo.

Incluso entre los compañeros de garaje es poco común que haya un vínculo más allá de la pista. Los conductores siempre dicen que su único rival en los circuitos es su coequipero porque es quien tiene el mismo automóvil y por lo tanto con el que puede haber una comparación real y esa disputa provoca más fricciones que cariño.

Sin embargo, hay un par de jóvenes en el paddock de la F1 dispuestos a romper con esos mitos. El español Carlos Sainz y el británico Lando Norris, ex compañeros en McLaren, quienes han construido una amistad que trasciende la pista e incluso se mantiene a pesar que ya no convivan en las mismas instalaciones todo el tiempo. Los conductores, que llegaron juntos a McLaren en 2019 construyeron una buena relación, luego de trabajar juntos en Woking en el desarrollo del auto, de participar en las diversas actividades que el equipo de comunicación de la escudería llevaba a cabo y en las entrevistas que otorgaban juntos.

Lando Norris, sorprendido por la marcha de Carlos Sainz a Ferrari - Motor.es

Era habitual ver las bromas, las risas y las pláticas entre el ibérico y el inglés antes de las carreras y sobre todo en los días previos a los Grandes Premios, algo que no se observa en el paddock, en especial con protagonistas que pueden encontrarse en la pelea por alguna posición dentro de la pista unas horas después.

“No conocía a Carlos antes de ser compañeros, sabía de él, pero nunca habíamos hablado, así que llegué con poco conocimiento y nos hicimos buenos amigos, tanto fuera como dentro de la pista y somos competidores feroces. Uno impulsa al otro de forma agresiva, tenemos eso, sólo que lo mostramos de forma diferente a lo que es habitual con otros pilotos; queremos ganarnos y es lo que más nos gusta, pero no lo hacemos peor de lo que debe ser”, explicó Norris.

Para su segunda campaña juntos en 2020, algunos ex conductores, como el alemán Nico Rosberg, señalaron que la buena relación no se podría mantener por la necesidad de encontrar un piloto número uno en la escudería, como le ocurrió a él mismo con el inglés Lewis Hamilton, de quien era amigo desde la infancia y del que se distanció tras estar juntos en Mercedes.

Sin embargo, eso no ocurrió con Sainz y Norris. Ambos cosecharon podios para la marca británica y la ubicaron en la tercera posición del campeonato de constructores, a la cabeza de la batalla por ser el mejor del resto, por delante de Racing Point, Renault y hasta Ferrari, que estaba proyectado a pelear más adelante. Estas buenas actuaciones implicaron que la pareja se disolviera para el 2021 porque Sainz fue fichado por la Scuderia, mientras que Norris firmó una extensión de contrato con McLaren para intentar ser la cara de la histórica escudería en el futuro.

“Esto llegó de forma súper natural, desde el primer día que conocí a Lando me llevé bien con él y tuvimos esta situación, somos competitivos, pero al mismo tiempo tenemos un gran respeto por lo que hacemos e intentamos disfrutar la F1. Me llevo bien con mis compañeros, obviamente con Lando es especial, no espero eso cada vez que conozco un coequipero, aunque tengo buena relación con Charles (Leclerc, en Ferrari)”, comentó Sainz.

No obstante, la mudanza del español no ha afectado el vínculo. El británico ha contado que se escriben de forma habitual y en el inicio de la temporada incluso intercambiaron saludos arriba de sus respectivos autos durante la primera práctica para demostrar el respeto al que se refería el ibérico.

Su amistad alcanzó un carácter global este año, cuando en Mónaco Sainz consiguió el segundo lugar, mientras que Norris fue tercero, lo que provocó que ambos fueran entrevistados a pie de pista para la transmisión internacional. Mientras el ex piloto David Coulthard hablaba con el conductor de McLaren, el de Ferrari interrumpió con un “apúrate”, que provocó las risas, después se abrazaron para felicitarse, pero las bromas continuaron hasta la sala de prensa.

Ahí, al referirse a la siguiente cita, en Azerbaiyán, Sainz afirmó “quien debería estar emocionado por Bakú es mi amigo Lando Norris, quien tiene un…”, “cohete”, completó el ganador en el Principado, el holandés Max Verstappen (Red Bull). A partir de ahí todo fue risas, en especial cuando hablaron sobre la juventud de los tres y Carlos tuvo varios elogios para ambos (compartió garaje con el de Países Bajos en Toro Rosso), a lo que los otros dos decidieron no añadir más.

Norris y Sainz han demostrado que es posible tener una amistad, sin poner en riesgo la competitividad o el deseo de sobresalir de forma personal; sin embargo, no son el único caso de buena relación en la parrilla actual de la máxima categoría.

La combinación llamada CarLando es un buen ejemplo que es posible la amistad dentro de la competencia, la lucha puede durar durante las dos horas de carrera o los 60 minutos de la clasificación, pero al bajarse del auto, son jóvenes que pueden disfrutar el haber conseguido el objetivo de toda su vida: estar en la Fórmula Uno.

Fuente: ESPN

Comentar

PAT Digital

Related post