Carles Puigdemont y Oriol Junqueras se ven por primera vez desde 2017

 Carles Puigdemont y Oriol Junqueras se ven por primera vez desde 2017

Fue una llegada fría, desangelada. No hubo recibimiento en la puerta, salvo el de cuatro entusiastas con carteles reclamando «unidad» y el de un vecino valón enfurecido que desde su terraza, decorada con una bandera de España, invitó a gritos a los recién llegados a «irse de Bélgica» inmediatamente.

Oriol Junqueras y sus escuderos más cercanos fueron acogidos en Estrasburgo a principios de semana con cierto calor y entusiasmo, pero cuando llegaron a Waterloo a mediodía de este miércoles, a la Casa de la República, el espíritu era muy diferente.

Carles Puigdemont no salió a dar la bienvenida, a diferencia de lo que hizo hace unos días con el presidente de Cataluña, Pere Aragonès, pero a los pocos minutos de que entraran en la casa salieron todos el ex presidente, Junqueras, Raül Romeva, Dolors Bassa, Carme Forcadell, Meritxel Serret, Toni Comín y el rapero Valtonyc, chico de los recados en Waterloo- para hacer una foto de familia desordenada, incómoda, fiel reflejo de todo lo esperado en la jornada. No se reprocharon nada en público, pero tampoco se esforzaron para disimular sus diferencias.

Puigdemont y Junqueras: ¿Pueden hacer vida parlamentaria normal?

La previa de las últimas semanas ha estado marcada por la gelidez, la tensión más que evidente a todos los niveles, en gestos, declaraciones y preparativos. Si se tiene que hacer una lectura en función de lo visto y de lo oído, de lo filtrado y lo reprochado, el esperadísimo encuentro entre Carles Puigdemont y Oriol Junquera no servirá para cicatrizar una relación rota desde hace casi cuatro años, cuando el ex presidente salió en coche hacia Bruselas.

LA AGENDA DE JUNQUERAS


Oriol Junqueras y sus compañeros de partido viajaron esta semana a Estrasburgo a visitar la Eurocámara y han seguido viaje hasta Bruselas. Empezaron en la sede de la delegación catalana en la ciudad, a apenas 100 metros de los edificios de la Comisión o el Consejo, que desde hace más de un lustro están cerrados a cal y canto para cualquier líder independentista.

Puigdemont-Junqueras: batalla en varios frentes

«UNA FOTO NO ARREGLARÁ NADA»


El objetivo era tener las primeras imágenes juntos de las dos figuras clave del independentismo catalán y de todo lo ocurrido en Cataluña desde 2016 como mínimo, pero el resultado es pobre incluso en eso. «No necesitamos ninguna reconciliación», dijo Junqueras este martes sobre el esperado apretón de manos.

Carles Puigdemont y Oriol Junqueras se ven por primera vez desde 2017

«Por mi parte siempre ha habido voluntad de entendimiento», añadió. «Para ser honestos, una foto no arreglará nada, hay debates que necesitamos poderlos hacer bien y a fondo», replicó bajando las expectativas en Cataluña Radio Toni Comín, antaño en ERC y desde la fuga a Bélgica siempre a la sombra de Puigdemont.

Puigdemont y Junqueras trasladan su rivalidad a Estrasburgo tras renunciar  al Parlament - El Independiente

Fuente: EL MUNDO

Comentar

PAT Digital

Related post