Carlos Mesa se pronuncia ante la citación de la fiscalía

 Carlos Mesa se pronuncia ante la citación de la fiscalía

El expresidente Carlos Mesa se pronuncio esta mañana en una rueda de prensa, en su discurso titulado «Mi Palabra al país» calificó el informe que ayer difundió la Iglesia católica sobre los hechos de octubre-noviembre de 2019 como “lapidario” para desbaratar el discurso del supuesto “golpe de estado” que esgrime el Gobierno.

El expresidente Carlos Mesa dijo hoy que sí, que acudirá mañana a las 8:15 a declarar a la Fiscalía por los hechos del supuesto “golpe de Estado”. Sin embargo, no quiso revelar el contenido de lo que dirá ante el Fiscal.

El expresidente fue convocado luego de la ampliación de sus declaraciones que realizó la exjefa de Estado, el 7 de junio, donde mencionó a 32 personas que tuvieron alguna participación en los hechos de 2019. Sin embargo, Áñez aclaró que sus afirmaciones estuvieron basadas en los relatos del libro ‘revolución de las pititas’ y que no constató de forma presencial algunas de las menciones que realizó.

Mi Palabra al País

Durante toda mi vida he estado comprometido con Bolivia y con la democracia, la he practicado, la he defendido y me he desprendido del poder cuando lo tuve, por mi convicción de que el respeto a los derechos humanos y a la vida es uno de sus valores más importantes.

Evo Morales es autor del mayor fraude electoral en democracia y de haberse burlado del pueblo boliviano el 21F al no respetar su decisión en contra de su reelección indefinida. No satisfecho con esos daños irreparables, decidió subordinar los intereses de la patria y los problemas dramáticos de salud y desempleo que afrontan los ciudadanos, a su propio interés, que no es otro que su obsesión enfermiza por volver a la presidencia a cualquier costo. Para ello quiere blanquear el fraude que perpetró, inventando un golpe de Estado inexistente.

Al acusarme como autor del supuesto golpe, Morales ha decidido para completar su plan, destruirme y destruir a la principal fuerza de la oposición democrática en el país, representada por Comunidad Ciudadana.

Quien huyó  de Bolivia después de renunciar a la presidencia, quien organizó un plan para interrumpir la línea de sucesión constitucional y generar caos y enfrentamiento civil entre compatriotas, quien instruyó a sus militantes que bloquearan y desabastecieran nuestras principales ciudades, habla hoy con total desvergüenza de golpe y de golpistas.

Morales, el gobierno y el MAS, pretenden que agache la cabeza y dé explicaciones. No haré ni lo uno ni lo otro. No da explicaciones quien, como yo, ha hecho y volvería a hacer cien veces lo que se debe hacer en defensa de la paz, la democracia y la Constitución, que es lo que hice entre 2018 y 2020. Como candidato presidencial enfrenté a la autocracia y como demócrata apoyé la recomposición de la línea de sucesión constitucional que Morales trató de destruir para llevarnos a la guerra interna. Tarea que contó con la participación como facilitadores de la Iglesia Católica, la Unión Europea, Naciones Unidas y la Embajada de España. 

Fue mi candidatura el 2019 la que obligó a Morales a hacer un fraude para evitar su segura derrota en una segunda vuelta. Su renuncia y huida fue producto de la desesperación por quedarse en la presidencia a cualquier precio, en este caso el de burlar la soberanía popular expresada en el voto.

Ahora, por órdenes de Morales, órdenes que acepta Luis Arce, el Ministerio Público y el Órgano Judicial, probados brazos ejecutores de la autocracia que gobierna, han armado de la forma más chapucera un “caso”, el del delirante invento denominado golpe de Estado. La fiscalía, en el colmo de la ilegalidad de forma y de fondo, le da mayor credibilidad a las páginas de un libro que a dos leyes del Estado: la ley 1266 que anuló las elecciones fraudulentas y la Ley 1270 denominada “Ley excepcional de prórroga del mandato CONSTITUCIONAL de autoridades electas”, que prolongó la gestión de la entonces Presidenta Áñez. 

Ambas leyes sancionadas por la Asamblea Legislativa -controlada por el MAS- el 24 de noviembre de 2019 y el 20 de enero de 2020, causan Estado y reconocen la plena legitimidad y legalidad constitucional del gobierno de Jeanine Áñez y de su origen. Para abrir un proceso inventado por golpe de Estado, se debería declarar previamente la inconstitucionalidad de ambas normas y procesar por coautores del supuesto golpe de Estado a la presidenta del Senado Eva Copa, al presidente de Diputados Sergio Choque y a los otros cinco miembros de la directiva de la ALP y a todos los legisladores que aprobaron estas leyes.

Precisamente por estos hechos terribles, le pregunto al Presidente Luis Arce: ¿Seguirá Usted apoyando las acciones cargadas de odio y de ambición por el poder de Evo Morales? ¿Seguirá enviando a sus ministros y voceros a mentirle al pueblo boliviano negando la sucesión constitucional que usted mismo admitió públicamente?¿Está dispuesto a seguir subordinado a Morales, aún a riesgo de llevar su gestión al desastre?

Yo acuso a Evo Morales, Luis Arce y el MAS de mentir, de tergiversar los hechos, de inventar un delito para destruir a la oposición, destruirme a mí y llevar al país a una espiral de confrontación en medio de una profunda crisis sanitaria y de desempleo. Todo planeado y forzado por la desmedida ambición de un hombre que ya hizo demasiado mal a Bolivia antes de huir el 10 de noviembre de 2019 en un avión de bandera extranjera.

Fuente: Los Tiempos, Carlos Mesa

Comentar

PAT Digital

Related post