Cómo mejorar nuestra respuesta inmunitaria tras la vacunación

 Cómo mejorar nuestra respuesta inmunitaria tras la vacunación

Las vacunas son una de las medidas sanitarias que mayor beneficio han proporcionado a la humanidad. Han permitido prevenir enfermedades responsables de grandes epidemias a lo largo de la historia, como la viruela.

Hace poco más de un año que la covid-19 se sumó a este listado. Hoy volvemos a necesitar la vacunación para poder frenar la expansión del coronavirus y recuperar la normalidad.

Las vacunas disponibles han demostrado ser eficaces para prevenir la enfermedad. Sin embargo, la magnitud y calidad de la respuesta inmunitaria a las vacunas varía considerablemente entre individuos.

Son varios los factores que pueden influir en la respuesta a una vacuna.

Vacunas contra el coronavirus: las fortalezas y debilidades de las nueve  candidatas más adelantadas - BBC News Mundo

Pero, además, nuestra respuesta inmunitaria a las vacunas puede variar en función de prácticas cotidianas en nuestro día a día.

¿Qué hábitos pueden mejorar nuestra respuesta inmunitaria tras la vacunación?

Uno de los factores clave para favorecer el correcto funcionamiento de nuestro sistema inmune es dormir un número de horas suficiente, así como controlar nuestro nivel de estrés.

Una correcta higiene del sueño permite mantener adecuadamente los biorritmos que controlan la producción de hormonas que regulan la función del sistema inmune, como la melatonina.

Esta hormona se produce durante la noche y su administración se ha relacionado con la supervivencia de linfocitos y una mayor producción de anticuerpos.

La importancia de comer bien


Otro aspecto crucial para mejorar la eficacia de una vacuna es tener un estado nutricional óptimo. Son varios los nutrientes cuya vinculación con el sistema inmunitario ha sido científicamente demostrada.

Es el caso de la vitamina C y el ácido fólico, ambos con un papel importante en la producción de moléculas eficaces frente a la infección.

También la creación de colágeno, que contribuye al mantenimiento de nuestras barreras naturales frente a los patógenos.

Sin embargo, los estudios sugieren que la deficiencia de nutrientes aislados parece tener poco impacto en la respuesta a las vacunas, mientras que una dieta equilibrada, con un aporte balanceado de energía, parece ser clave para reforzar el sistema inmune.

La importancia de comer bien - MGC Mutua

Antibióticos, tabaco y alcohol


Sin embargo, algunas circunstancias, como la existencia de alguna patología, cambios en la dieta o el consumo de antibióticos, pueden producir alteraciones en la microbiota que afecten nuestra respuesta a la vacunación.

En estas situaciones, el consumo de probióticos que restablezcan el balance en nuestra microbiota intestinal ha mostrado efectos potencialmente beneficiosos en la respuesta a la vacunación, aunque parece variar según las bacterias empleadas, la dosis o la duración de la administración.

La comunidad científica defiende la eficacia de los probióticos - Gut  Microbiota for Health

Fuente: BBC NEWS

Comentar

PAT Digital

Related post