«Cómo TSMC se convirtió en el principal fabricante mundial de chips, un bien que escasea en medio de la pandemia de coronavirus»

 «Cómo TSMC se convirtió en el principal fabricante mundial de chips, un bien que escasea en medio de la pandemia de coronavirus»

Probablemente, el dispositivo en el que está leyendo esto tenga alguno de sus chips.

Taiwan manufacturer TSMC now controls 51% of global chip market

Se llama TSMC (siglas en inglés de la Compañía de Fabricación de Semiconductores de Taiwán), y se ha convertido en la gran dominadora del negocio de la venta de circuitos integrados, los conocidos como chips, a nivel mundial. Junto con sus empresas subsidiarias, tiene más de 51.000 empleados y sus chips se utilizan en informática, comunicaciones, automoción y un largo etcétera de ramas de la industria.

Desde su sede en el Parque Científico de Hsinchu, en Taiwán, TSMC se ha convertido en una de las compañías más valiosas e indispensables de un mundo que, más en la era de la pandemia, depende de los diminutos artefactos que fabrica.

Y pese a que muchos en el mercado le auguraron dificultades por las disputas comerciales entre Estados Unidos y China, y las ambiciones de China sobre Taiwán, TSMC conserva una fortaleza por ahora inalcanzable para sus competidores.

TSMC, el mayor fabricante de chips del mundo, reconoce que un virus ha  dejado fuera de combate a sus fábricas y provocará retrasos

Las claves del éxito

No todos creyeron en este modelo de negocio al principio. En una de sus escasas apariciones públicas, Chang recordó el 21 de abril que, cuando hace 30 años acudió a la multinacional estadounidense Intel en busca de capital para hacer realidad su proyecto, lo rechazaron de plano.

«Entonces Intel era el macho alfa que se burlaba de nosotros», dijo Chang, que añadió: «Nunca pensaron que el negocio de la fabricación externalizada sería tan importante como es hoy día».

Ahora Intel busca como subirse al tren que perdió entonces. En una reciente entrevista con la BBC, el jefe ejecutivo de Intel, Pat Gelsinger, reconoció que la compañía había caído en un «bache» en los últimos años, pero anunció que intensificará sus esfuerzos por recuperar el liderazgo perdido en la fabricación de chips semiconductores.

TSMC ha invertido en los últimos años grandes sumas en innovaciones como la tecnología del láser Extremo Ultra Violeta (EUV), que ha permitido producir semiconductores más sofisticados.

La escasez de chips en Asia golpea a la automoción | Economía | EL PAÍS

Woo explica que «al principio las máquinas eran muy lentas y, por tanto, el margen de ganancia muy bajo, por lo que pocas compañías quisieron comprarlas e incorporarlas en su proceso de producción, mientras que TSMC invirtió muy proactivamente en esta nueva tecnología», lo que con el tiempo «ayudó a que sus clientes pudieran lanzar mejores productos».

Un ejemplo es Apple, cuyos teléfonos comenzaron a utilizar el chip AP de TSMC y a disfrutar en consecuencia lo que Woo califica de «ventaja competitiva». Decisiones como estas llevaron a TSMC a la posición de liderazgo que hoy ostenta y que la pandemia de covid contribuyó a consolidar.

"Cómo TSMC se convirtió en el principal fabricante mundial de chips, un bien que escasea en medio de la pandemia de coronavirus"

Con gran parte de la población mundial confinada y muchos trabajando o estudiando desde casa, los chips, presentes en todos los dispositivos electrónicos de uso diario, se convirtieron en un bien cada vez más codiciado y escaso, hasta el punto de que varios fabricantes de automóviles sufrieron interrupciones en su producción por los problemas en la cadena de abastecimiento.

El petróleo del presente

Sin embargo, los analistas advierten algunos nubarrones derivados de la geopolítica que podrían enturbiar el futuro de TSMC.

Según Rory Green, analista de TS Lombard, los semiconductores son hoy día «el nuevo petróleo», el producto por el que rivalizan las superpotencias y lubrica una economía y una sociedad cada vez más digitalizadas. Y como durante décadas sucedió con el petróleo, los chips se han convertido en un recurso clave en el que intereses nacionales a veces enfrentados pueden generar turbulencias.

Ya cuando el gobierno de Donald Trump anunció sanciones contra Huawei el pasado agosto, se temió que TSMC se resentiría al no poder seguir vendiendo sus chips al gigante chino de las comunicaciones. Sin embargo, otros clientes como la también china Oppo llenaron la cartera de pedidos que dejó de consumir Huawei.

La automoción evalúa el incendio en una planta de chips

Chad Bown sospecha que, en realidad, la «guerra comercial» entre Trump y Pekín terminó por favorecer a TSMC. «Mi impresión es que China temió que en algún momento podría interrumpirse el suministro y acapararon cuantos pudieron».

Sea como sea, la reciente escasez de semiconductores ha llevado a muchos en Occidente a plantearse los peligros de un mundo en el que, según datos de la consultora Deloitte, un 60% de los chips se fabrican en Asia, principalmente en Taiwán y Corea del Sur, la primera especialmente expuesta a la amenaza de una intervención militar china que Pekín nunca ha descartado.

Fuente: BBC

Comentar

PAT Digital

Related post