Concejales de Yapacaní hallan a dos personas chaqueando en el área de protección ecológica del río Ichilo

 Concejales de Yapacaní hallan a dos personas chaqueando en el área de protección ecológica del río Ichilo
Concejales de Yapacaní hallan a dos personas chaqueando en el área de protección ecológica del río Ichilo

El área afectada se encuentra cerca a la carretera que conecta a Santa Cruz con Cochabamba. En tiempo de lluvia, en esa zona del norte cruceño es recurrente el riesgo de desborde del río

La denuncia de los vecinos de Yapacaní movilizó a los concejales de Yapacaní para inspeccionar las riberas del río Ichilo, cerca a la carretera que conecta a Santa Cruz con Cochabamba. En el lugar, se encontraron con dos personas dedicadas a la tala de árboles y el chaqueo en en área de protección de servidumbre ecológica ante el riesgo de crecida del río.

Los concejales denunciaron la depredación que se observa en el área afectada. El desmonte en inmediaciones del río Ichilo supone un riesgo tanto para la población como para la nueva carretera que une Yapacaní con Bulo Bulo.

A pocos metros del puente, se observa chaqueo y tala de árboles maderables en algo más de media hectárea perteneciente a la zona declarada como protección. Desde el Concejo se pide una investigación tanto a la ABT como al ejecutivo para identificar a los responsables de los hechos.

«Es doblemente grave porque pone en riesgo no solo a los habitantes próximos del río Ichilo sino también el camino porque la carretera interdepartamental está a unos 15 a 20 metros «, manifestó con preocupación el concejal Ramiro Peredo.

Concejales de Yapacaní hallan a dos personas chaqueando en el área de protección ecológica del río Ichilo

Durante la época de lluvia, las crecidas de este afluente pueden llegar hasta los 13 metros y los desbordes afectan a las comunidades aledañas al río.

La inspección de los concejales sorprendió a dos personas talando árboles. En su defensa, los chaqueadores justificaron su accionar alegando que habían sido contratados por una mujer que vive en Bulo Bulo para chaquear dos ‘tareas’, alrededor de media hectárea. Los dos sospechosos abandonaron el área al ser sorprendidos.

La normativa municipal reconoce como áreas de protección de servidumbre ecológica de los ríos las zonas comprendidas entre los 200 metros en el área urbana y los 300 cuando se refiere a áreas rurales. La disposición afecta a todos los ríos que se encuentran en el territorio administrativo del municipio como el Yapacaní y el Ichilo.

Fuente: El Deber

Comentar

PAT Digital

Related post