Delincuentes con un cuchillo asaltan a un niño que vendía asaditos

 Delincuentes con un cuchillo asaltan a un niño que vendía asaditos
Delincuentes con un cuchillo asaltan a un niño que vendía asaditos y le roban su celular con el que pasaba clases

El menor contó, entre lágrimas y con la voz quebrada, cómo los delincuentes se llevaron todo lo que había vendido en el día, además de su celular.

Un niño de 12 años que vendía asaditos y empanadas en el barrio Monasterio, del distrito dos de Montero, fue asaltado por un sujeto, quien lo amenazó con un cuchillo para quitarle su dinero y el celular con el que pasaba clases virtuales. El menor es estudiante destacado en su colegio y ahora pide colaboración para poder comprarse un nuevo dispositivo móvil.

La Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (Felcc) de Montero ya tomó conocimiento del robo y está realizando las investigaciones para poder dar con la captura del antisocial, quien se dio a la fuga junto a su cómplice, a bordo de una motocicleta.

Según la víctima, eran las 16:00 horas del martes cuando el delincuente se le acercó con el cuento de que le iba a comprar dos asaditos. Luego, le preguntó si le había ido bien con su venta y aprovechó esta conversación para quitarle su dinero y celular, tras amenazarlo de muerte.

“Me preguntó: ‘¿cómo te fue en tu venta?’ y yo le dije que no me fue bien, ni siquiera pude vender mis diez empanaditas y de la nada se me acercó a la mesa y me puso un cuchillo en el estómago, me abrió la riñonera y me saco más de 100 bolivianos de lo que había vendido todo el día y un celular”, contó llorando el menor a Rodrigo Flores, periodista de Montero.

El niño dijo que usaba su celular para pasar sus clases virtuales junto a su hermana menor por lo que pidió ayuda para comprarse un nuevo dispositivo. Asimismo, comentó que el atracador tenía un tatuaje del sol en su antebrazo, vestía polera verde, pantalón jeans y estaba acompañado de un sujeto en moto.

La madre de la víctima, Ruth M., pidió a la Policía dar con la captura de los delincuentes para evitar otros hechos delictivos.

“Mi hijo es el mejor alumno, aunque digan que es el hijo de la refresquera o de la empanadera. Yo le estoy enseñando a que sea un niño de bien y que se gane su dinero trabajando para que más adelante no sea como ese delincuente que su madre no le enseñó a trabajar. M… delincuente tócate el corazón, no le hagas eso a los niños y ponte a trabajar”, dijo la mujer.

Además, recordó que hizo un esfuerzo enorme para comprarle el dispositivo móvil a su hijo para que pueda continuar sus estudios durante la pandemia.

Fuente: El Deber

Comentar

PAT Digital

Related post