El feminicida serial intentó negociar con la Fiscalía; pidió un gato a cambio de información

 El feminicida serial intentó negociar con la Fiscalía; pidió un gato a cambio de información

Una de las hipótesis presume que existirían más víctimas de Richard Choque. Prevén que las investigaciones concluyan en tres meses y continúan los allanamientos a oficinas de abogados.

Richard Choque Flores, feminicida serial de El Alto, intentó negociar con la Fiscalía; pidió un gato a cambio de más información que pueda esclarecer los sangrientos hechos que cometió en su primera casa, en la zona Ballivián de la ciudad alteña.

La información fue proporcionada por el titular del Ministerio Público, William Alave, quien refirió pasajes del contacto que tuvo con Choque Flores durante la reconstrucción de los hechos, en la madrugada del lunes, 7 de febrero.

“Ya intentó negociar… cuando alguien intenta hacerlo es porque todavía oculta algo. Él tiene ese poder de la información, es consciente, eso demuestra que es un psicópata”, afirmó Alave.

Una de las hipótesis de la investigación es que puedan existir más víctimas que las cuatro encontradas hasta el momento. Todavía se coteja la información de su celular, donde se estableció que más de 70 mujeres eran extorsionadas.

El feminicida serial intentó negociar con la Fiscalía; pidió un gato a cambio de información
Richard Choque, el feminicida, está detenido en La Paz

“En su celular se encontró a más de 70 personas a las que él extorsionaba, sabe que la Fiscalía está en búsqueda de esa información, por eso pretende negociar, conoce las cosas, incluso pidió que se le llevara un gato a su celda en Chonchocoro”, explicó el fiscal.

Alave desmenuzó parte del perfil que tiene Choque, quien perdió a su padre, policía, a temprana edad, y sufrió violencia, además de “alteraciones sexuales” que impidieron que tuviera una niñez normal y trastornaron su comportamiento.

Sin embargo, el fiscal enfatizó que el feminicida serial es consciente de todo lo que hizo, por el detalle con el que cuenta los asesinatos. Incluso se descubrió que, tras enterrar a las dos adolescentes, puso cal encima para evitar que se sientan los malos olores por la descomposición de los cuerpos.

Sobre la primera muerte, “relata que estaba bebiendo con una dama, y ella, en estado de ebriedad, patea a su gato, él reacciona y la mata. En las excavaciones encontramos restos óseos de un gato envueltos en una frazada, vemos que tenía una tendencia en afecto a esos animales”, complementó.

Richard, junto a su madre y hermana fueron trasladados a su casa, para cumplir con el anticipo de prueba, la inspección ocular y el rastrillaje. Él permanece en una celda en la cárcel de máxima seguridad de La Paz, y ellas en los penales para mujeres de Miraflores y Obrajes.

Fuente: El Deber.

Comentar

PAT Digital

Related post