El mayor barco de la Armada de Irán se hunde tras sufrir un incendio en el golfo de Omán

 El mayor barco de la Armada de Irán se hunde tras sufrir un incendio en el golfo de Omán

Tripulación fue rescatada

Todos los esfuerzos han sido en vano. Tras veinte horas de incontables esfuerzos, el Jark, el más grande y uno de los más veteranos buques de la Armada iraní, ha hecho aguas en el golfo de Omán este miércoles de madrugada. La tripulación fue rescatada antes del hundimiento. Se desconocen las razones del incidente, que retrotrae a la cadena de escaramuzas marítimas encubiertas que, se cree, Irán e Israel han mantenido durante los últimos tiempos.

El mayor barco de la Armada de Irán se hunde tras sufrir un incendio en el  golfo de Omán

La agencia Tasnim ha explicado que el barco, de 33.000 toneladas, construido en el Reino Unido en los 70 antes de la Revolución que depuso al Sha, y entregado a Irán una década después tras una negociación, hacía las veces de escuela naval para las Fuerzas Armadas Iraníes y había sido utilizado de base de operaciones durante sus cuatro décadas de vida. La nave se dirigía a alta mar para un ejercicio de entrenamiento cuando, cerca del puerto sureño de Yask, uno de sus sistemas se incendió.

Las llamas se expandieron rápidamente

Las llamas se expandieron rápidamente por la cubierta. Al menos veinte marineros sufrieron heridas durante los esfuerzos para extinguir el fuego, que acabó por comprometer la flotabilidad del Jark, que acabó en el fondo marino. Las autoridades han anunciado la apertura de una investigación para conocer las causas de un suceso que perjudica severamente a su Marina, pues el Jark era uno de los pocos barcos de guerra de que disponía que podía proporcionar vitualla y combustible a otras naves en misión.

El mayor barco de la armada iraní se hunde tras un incendio

Otro de estos buques es, precisamente, la última adquisición de la Armada, a cargo de patrullar las aguas iraníes del Golfo de Omán -las del estratégico Estrecho de Ormuz y el Golfo Pérsico corren a cargo de la Marina de la Guardia Revolucionaria-. El pasado enero, Irán presentó el Makran, un buque nativo de 228 m de eslora con capacidades logísticas y un helipuerto. Su inauguración vino acompañada del primer ejercicio naval, en las mismas aguas donde se ha producido el incendio del Jark.

Misterioso incendio

Pocos meses después, a principios de abril, un misterioso incendio dañó parte del Saviz, en aguas del Mar Rojo próximas a Yemen. El Ministerio de Asuntos Exteriores iraní se refirió entonces al buque siniestrado como «un barco civil estacionado para asegurar la región frente a la piratería». Se cree que lo operaba la Guardia Revolucionaria. Tasnim achacó el fuego a una explosión causada por «minas adheridas al casco del barco».

Temor a un desastre ecológico tras naufragio de un barco con químicos  frente a Sri Lanka - Infobae

La mayoría de observadores cree que aquel fue el último capítulo -al menos hasta hoy- de una rutina de ataques marítimos mutuos cuya autoría iraníes e israelíes desmienten. Delegados de Teherán y de Washington llevan semanas reunidos en Viena, con parones periódicos para consultas en sus respectivas capitales, para establecer las bases de la recuperación del acuerdo nuclear de 2015. Israel ha reiterado su oposición a aquel pacto e insistido en considerar Irán una «amenaza existencial».

Fuente: El Mundo

Comentar

PAT Digital

Related post