El precio que Bukele está dispuesto a pagar por ‘bitcoinizar’ El Salvador

 El precio que Bukele está dispuesto a pagar por ‘bitcoinizar’ El Salvador

El presidente Nayib Bukele ha llevado a nuevas alturas su personalidad como el disruptivo milenial que va donde nadie más se atreve y hasta las últimas consecuencias. Aunque nadie sepa muy bien cuáles pueden ser las consecuencias: El Salvador será el primer país del mundo en adoptar el Bitcoin como moneda oficial, una decisión anunciada en inglés y aprobada de manera exprés por un Parlamento controlado por su partido, sin dar muchas explicaciones a los salvadoreños. El momento no puede ser más delicado. En todo el mundo, los ataques de ransomware programas malignos usados por ciberdelincuentes para bloquear el acceso a un sistema o secuestrar sus datos van a la alza, paralizando sectores económicos enteros, y son habilitados por la moneda preferida de los hackers: Bitcoin.

“Esto generará puestos de trabajo y ayudará a proporcionar inclusión financiera a miles de personas que están fuera de la economía formal’’, anunció Bukele entre aplausos el sábado pasado al anunciar su propuesta, en un vídeo presentado en una conferencia sobre la criptomoneda celebrada en Miami. El mensaje, en inglés, estaba destinado a una audiencia de amantes de las tecnologías y las criptomonedas. Pero esa fue también la primera vez que gran parte de los salvadoreños escucharon sobre la nueva moneda que pronto estará en sus vidas. Bukele fue presentado por Jack Mallers, el director de la plataforma de pagos Strike, un joven de 27 años que pasó tres meses en El Salvador.

Bukele desafía a la comunidad internacional tras golpe a la democracia

1% de la capitalización actual de Bitcoin se llegará a invertir en su país

En el vídeo del evento se ve a Mallers contando emocionado cómo en su viaje conoció a Yusef, uno de los hermanos menores del presidente. “Si arreglas el problema del dinero, puedes arreglar los problemas del mundo”, dice el joven ovaciones del público antes de destacar que, con criptomoneda, los salvadoreños que viven en Estados Unidos podrían enviar dinero a sus familias sin tener que pagar altas comisiones.

Después da paso al mandatario, que aparece en una pantalla: “A medio y largo plazo esperamos que esta pequeña decisión nos ayude a empujar a la humanidad, al menos de forma mínima, en la dirección adecuada”, dijo Bukele ovaciones del público, sin especificar cómo. Poco después, por Twitter, el mandatario de 39 años respondió algunas preguntas y estimó que si el 1% de la capitalización actual de Bitcoin se llegara a invertir en su país, puede impulsar el producto interno bruto en 25%.

Apoyo popular y reproche internacional: los dos años de Bukele en El  Salvador - France 24

“La gente le aplaudió como a un telepredicador”, le dice a EL PAÍS el periodista de El Faro Nelson Rauda, quien ha seguido la aprobación legislativa de la medida. “De ahí empezó y no paró. Se puso esta cosa de los rayos láser en los ojos [en su foto de perfil en Twitter, un símbolo de los amantes de los Bitcoins] y muchos funcionarios le imitaron; empezó a tuitear en inglés y a volver a ser ese Nayib Bukele que sedujo a la gente internacional al principio de su mandato”. Tres días después de ese megaevento en Miami, el martes, la ley llegó a la Asamblea Legislativa, donde el partido del presidente, Nuevas Ideas, que tiene mayoría, se saltó los procedimientos habituales para tramitar la ley. La norma fue aprobada de manera exprés en solo cinco horas y sin apenas debate.

Volver a ser ‘cool’


Pese a que los Bitcoins serán moneda oficial en El Salvador en menos de 90 días, Rauda asegura que Bukele no ha explicado la decisión en ninguna rueda de prensa. Solo lo ha hecho a través de redes sociales y mayoritariamente en inglés. Además, mientras los parlamentarios tramitaban la norma en la Asamblea Legislativa, el presidente estaba en el foro de debates de audio de Twitter Spaces explicando la ley junto a su hermano Karim ante una audiencia anglófona. “Empecé a escuchar y dije: ‘No tiene sentido seguir escuchando la propuesta de ley, que son dos páginas, y los diputados están hablando de puras cosas que no tienen relevancia’”, cuenta Rauda. “En Spaces daban muchos detalles de la ley que no estaban dando en el pleno. Había cosas muy absurdas, como que en la Asamblea se estaba diciendo que no iba a ser obligatorio el uso de Bitcoins y le preguntaban al presidente y decía que sí”.

El precio que Bukele está dispuesto a pagar por ‘bitcoinizar’ El Salvador

Fuente: El País

Comentar

PAT Digital

Related post