“En 16 años que vivo aquí no había visto una cosa así”: habla la enfermera que atendió a la joven que fue atacada por un caimán

 “En 16 años que vivo aquí no había visto una cosa así”: habla la enfermera que atendió a la joven que fue atacada por un caimán

La enfermera cuenta que había restos de dientes del reptil en las heridas de la joven.

Eran las 14:00 del domingo, primero de agosto. Tania Jiménez descansaba en su casa en Cachuela Esperanza, cuando de repente llega un vecino corriendo, pidiéndole que se traslade de inmediato a la playa de Cachuela Esperanza donde… «¡un caimán había mordido a una chica!».

“Yo pensaba lo peor, me imaginaba a una persona sin un miembro, por lo menos, porque eso es terrible», relata Tania, vía telefónica, dos días después del incidente que interrumpió la calma del pacífico y turístico pueblo beniano de Cachuela Esperanza.

Al llegar a la playa, la muchacha había sido sacada del agua y estaba tendida en la playa. No solo los familiares de la adolescente, sino también los vecinos, estaban conmocionados con lo sucedido, cuenta el periodista Ronald Páez de El Caza Noticias de Guayaramerín, que cubrió el hecho.

La adolescente, que se había trasladado desde Riberalta con su familia a Cachuela Esperanza, fue rescatada por otro bañista que fue en su auxilio pensando que se estaba ahogando y no que era atacada por un caimán.

«Una mordida con suerte»“Lo único que pude hacer fue lavarle las heridas. Eran cuatro en la pierna y tres en la mano. Luego de hacerle el vendaje, la envié de inmediato a un (hospital de) segundo nivel; necesitaba una limpieza quirúrgica porque habían quedado restos del diente del caimán”, detalla la enfermera.

En el centro de salud primer nivel de Cachuela Esperanza trabajan dos médicos y dos enfermeras, una de ellas es Tania Jiménez, que llegó allí desde su natal Cochabamba.

Ella, al igual que los vecinos, cree que fue «una mordida con suerte» y que el reptil, probablemente, estaba durmiendo porque, de lo contrario, otro hubiera sido el desenlace. 

Sin embargo, a Tania le preocupa que se registre este tipo de suceso en Cachuela Esperanza y que termine afectando a la actividad económica de este pueblo de un poco más de 1.000 habitantes (según el censo del INE de 2012), que vive principalmente de las visitas de los turistas que se trasladan para disfrutar de sus cristalinas aguas, paisajes de ensueño y de su gran valor histórico. Cachuela Esperanza fue declarada Monumento Histórico Nacional en 1982.

“En 16 años que vivo aquí no había visto una cosa así”, dice con preocupación.

El caimán que atacó a la joven, quien posteriormente fue atendida en el hospital Guayaramerín, no es el único que ha sido avistado en esta localidad.

Se tomó conocimiento que en esta jornada, a raíz de este incidente registrado el domingo pasado, las autoridades de Cachuela Esperanza se reunieron para determinar acciones que lleven a prevenir hechos similares.

En ese marco, EL DEBER intentó comunicarse, vía telefónica, con la subalcaldesa Sandra Gutiérrez, pero hasta el momento de la publicación de esta nota no fue posible.

Fuente: El Deber

Comentar

PAT Digital

Related post