Exjefe antidroga de Evo fue acusado de extorsión

 Exjefe antidroga de Evo fue acusado de extorsión

El caso de conoció en 2019, cuando se desempeñaba como director nacional de la Felcn. Un empresario lo denunció en Cochabamba. Dijo que el hecho se había producido en 2015.

El coronel Maximiliano Dávila, que en 2019 se desempeñó como jefe de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Narcotráfico (Felcn), fue acusado de extorsionar a un empresario con $us 300.000 cuando ocupaba la dirección de la Policía antidrogas en Cochabamba, en 2015.

“La única denuncia contra Dávila era de un ciudadano de Cochabamba que decía que había cometido un allanamiento con fines extorsivos”, detalló ayer Carlos Romero, el exministro de Gobierno durante el gobierno de Evo Morales.

La exautoridad ofreció ayer una extensa conferencia de prensa en Santa Cruz en la que suministró algunos detalles de los resultados de su gestión al mando del ministerio que está a cargo de la seguridad interna del país. También se refirió a su relación con la Policía y aseguró que Dávila fue propuesto por el Comando Nacional y descartó “favoritismo político” en su designación como jefe antidroga.

“Yo no puedo meter las manos al fuego. Lamentablemente, lo digo en lo personal, es muy doloroso, porque yo he trabajado realmente por fortalecer a la Policía Boliviana”, afirmó en referencia a los oficiales que “mancharon su uniforme”.

Dávila, detenido desde el 26 de enero en el penal de San Pedro de La Paz por lavado de dinero, es reclamado por Estados Unidos para ser juzgado en una corte de Nueva York por los delitos de narcotráfico y “protección armada” a cargamentos de droga.

Exjefe antidroga de Evo fue acusado de extorsión

Tras conocer la denuncia por extorsión planteada contra Dávila y siendo ministro, Romero afirmó el 14 de agosto de 2019 que si existen elementos objetivos por la presunta extorsión al empresario Wilson Sahonero, se remitirá el caso a la justicia ordinaria. “Un fiscal policial decide reabrir una causa que ya prescribió, tendrá que ser esa instancia la que defina si hay elementos objetivos, como siempre, nosotros no vamos a encubrir y remitiremos a la justicia ordinaria”, afirmó entonces.

Sin embargo, ese mismo día Carlos Romero pidió a los periodistas ser “cuidadosos” con el manejo de la información, debido a que la supuesta víctima de esa extorsión estuvo vinculada con el tráfico de drogas en Europa.

Para agosto de 2019, Dávila ya estaba en la mira de la DEA, la agencia antidroga de Estados Unidos. De hecho, agentes de ese organismo ya se habían infiltrado en la organización, de la que fue parte Dávila, que pretendía enviar un alijo de droga a Nueva York.

Desde julio de ese año, la DEA, según se lee en los informes que presentaron sus agentes, comenzó una investigación en el marco de la operación “Andes” que inició en enero de 2019 junto a las fuerzas antidroga de Colombia y Perú. Según esos reportes, la coordinación de estos países permitió la captura de Omar Rojas y Jorge Roca, alias ‘Techo de Paja’, además de otros tres ciudadanos bolivianos, dos de los cuales fueron enviados a Estados Unidos.

Fuente: El Deber.

Comentar

PAT Digital

Related post