Gobierno niega que se pretenda causar daño a la economía de Santa Cruz

 Gobierno niega que se pretenda causar daño a la economía de Santa Cruz
Gobierno niega que se pretenda causar daño a la economía de Santa Cruz

El vocero presidencial sostiene que se extreman acciones para atender los conflictos. Transportistas bloquean la carretera a la Chiquitania y también subirá el precio del pan

El Gobierno nacional negó este viernes que se pretenda causar un daño a la economía de Santa Cruz con conflictos recurrentes de sectores ligados al MAS. Por cuarto día consecutivo, transportistas bloquean la carretera a la Chiquitania y panificadores anuncian el incremento del precio del pan.

Jorge Richter, vocero presidencial, enfatizó que “no tiene sentido” pensar que las protestas buscan perjudicar a esa región del país, más sabiendo que su potencial productivo influye en el resto del territorio nacional.

“Las demandas que se pueden tener en las diferentes regiones del país, no solo Santa Cruz, son demandas que se deben ir atendiendo, que se deben considerar en la medida de las posibilidades de las economías de cada uno de los distintos gobiernos, pero un daño expreso a una región no tiene sentido”, afirmó en entrevista con ‘Influyentes’ de EL DEBER radio.

Por cuarta jornada consecutiva, transportistas bloquean la ruta a la Chuquitania. Exigen la construcción de la doble vía Cotoca-San Ramón, Los Troncos-Okinawa, además de la regularización de peajes, la resolución de gas de surtidores, y también rechazan el Decreto Supremo (DS) 4740 relacionado al control de los vidrios polarizados.

“Todos los conflictos no están en el momento en el que la noticia toma una relevancia, se van atendiendo con anterioridad, porque los planteos llegan antes, existen negociaciones, luego advertencias del conflicto, entonces, las demandas son atendidas con anticipación, y si se puede llegar a acuerdos el conflicto no llega a una situación mayor”, explicó el portavoz.

Asimismo, Santa Cruz enfrenta una inminente alza del precio del pan, de 50 a 65 centavos de bolivianos, luego que no se alcanzara un acuerdo entre el Gobierno y panificadores, pese a la propuesta de proveer harina subvencionada.

“Un acuerdo no significa atender irrestrictamente todo lo que a uno le puedan solicitar, porque no siempre las posibilidades están, hay que mirar el conjunto y la integridad del conflicto, no solamente un tema de resultado final cuando un sector, más que negociando, está rechazando, de manera casi dogmática, todo lo que se le pueda ofrecer”, afirmó Richter.

Fuente: El Deber

Comentar

PAT Digital

Related post