Gobierno pone en la mira a los quioscos de los colegios y anuncia un mayor control

 Gobierno pone en la mira a los quioscos de los colegios y anuncia un mayor control
Gobierno pone en la mira a los quioscos de los colegios y anuncia un mayor control

El Viceministerio de Defensa del Consumidor coordina operativos con Senasag a los puestos de comida dentro y fuera de las unidades educativas. Los primeros resultados de laboratorio descartan contaminación en la ración escolar

La empresa proveedora del desayuno escolar garantizó la calidad de la ración alimenticia, recurriendo a los informes de laboratorio que descartan contaminación de los productos que se entregan a las unidades educativas.

Mientras tanto, el Viceministerio de Defensa de los Derechos del Usuario y Consumidor anunció que ampliará los controles no solo a la manipulación del desayuno escolar, sino también a los quioscos dentro y fuera de las unidades educativas, que también comercializan alimentos a los escolares.

Las autoridades ponen en la mira a la venta de productos en los quioscos, luego que los primeros análisis laboratoriales certificaran que los productos del desayuno escolar que consumieron los niños afectados por cuadros de intoxicación no estaban contaminados.

Giancarla Bojanic Saucedo, encargada nacional del Viceministerio de Defensa del Usuario y Consumidor, informó que se está coordinando operativos conjuntos con el Servicio Nacional de Sanidad Agropecuaria e Inocuidad Alimentaria (Senasag) para intensificar los controles en unidades educativas para precautelar la salud de los estudiantes, toda vez que “en los quioscos se comercializan alimentos que muchas veces no cuentan ni con registro sanitario”.

La empresa proveedora del desayuno escolar garantizó la calidad de la ración alimenticia, recurriendo a los informes de laboratorio que descartan contaminación de los productos que se entregan a las unidades educativas.

Mientras tanto, el Viceministerio de Defensa de los Derechos del Usuario y Consumidor anunció que ampliará los controles no solo a la manipulación del desayuno escolar, sino también a los quioscos dentro y fuera de las unidades educativas, que también comercializan alimentos a los escolares.

Las autoridades ponen en la mira a la venta de productos en los quioscos, luego que los primeros análisis laboratoriales certificaran que los productos del desayuno escolar que consumieron los niños afectados por cuadros de intoxicación no estaban contaminados.

Giancarla Bojanic Saucedo, encargada nacional del Viceministerio de Defensa del Usuario y Consumidor, informó que se está coordinando operativos conjuntos con el Servicio Nacional de Sanidad Agropecuaria e Inocuidad Alimentaria (Senasag) para intensificar los controles en unidades educativas para precautelar la salud de los estudiantes, toda vez que “en los quioscos se comercializan alimentos que muchas veces no cuentan ni con registro sanitario”.

Bojanic señaló que, en inspecciones sorpresa que han venido realizando, se ha evidenciado que en los puestos de venta que hay en el interior de los colegios hay productos que no cuentan con registro sanitario, que son de dudosa procedencia y que se comercializan a los niños, sin un control de los encargados de la administración de los colegios. Los controles llegarán dentro y fuera de los establecimientos educativos, toda vez que en los alrededores de los centros también hay ventas que suministran alimentos a los escolares. Además, se tomarán muestras de los productos que se ofrecen en estos lugares para verificar la inocuidad.

Bojanic señaló que desde los quioscos tampoco se está promoviendo una alimentación saludable en los estudiantes.

Sobre la intoxicación que afectó a 40 alumnos, la encargada nacional del Viceministerio de Defensa del Usuario y Consumidor agregó que solicitará un informe a la administración del colegio Ismael Montes y otro al Gobierno Municipal con el fin de establecer responsabilidades e iniciar las acciones que correspondan para precautelar la salud y en defensa al consumidor.

Ayer también se pronunció la Empresa Boliviana de Alimentos y Derivados (EBA), que en sociedad con PIL, se encarga de la provisión del alimento complementario a los escolares en la capital cruceña.

El gerente ejecutivo, Javier D. Freire Bustos, mostró los informes de laboratorio de Labrob que determinan que no existe contaminación microbiológica de las muestras tomadas a los alimentos de la merienda escolar consumidos por los estudiantes el viernes de la anterior semana; así como los estudios encargados por el Sedes que descartan contaminación en el néctar de frutas que provee esta empresa.

Freire pidió considerar que la alimentación complementaria que se distribuyó el viernes 24 de junio llegó a 245 unidades educativas y que solo en una se presentaron casos de niños con cuadros de intoxicación, pero además los malestares se focalizaron en un curso. Dijo que la información que tienen es que algunos afectados no habían consumido el desayuno escolar.

Otro aspecto que se debe tomar en cuenta, según Freire, es que un cuadro de intoxicación requiere de un tiempo de evolución de entre 4 y 6 horas, lo que descarta como causa al consumo de la ración escolar, ya que esta se entrega a los estudiantes tras su distribución en los colegios.

“Es importante aclarar estos aspectos para que los padres de familia estén seguros de que sus niños pueden consumir los productos del desayuno escolar, en especial el jugo de néctar, que es entregado por EBA”, indicó Freire.

El gerente de EBA agregó “que los productos que dota esta empresa cumplen con todos los requerimientos de control de calidad e inocuidad alimentaria y tienen altos valores nutricionales”.

La empresa EBA, dependiente del Ministerio de Desarrollo Productivo y Economía Plural, en asociación con PIL, proveen raciones diarias que oscilan entre las 122.000 y 124.000 unidades, con un contrato por Bs 24 millones. EBA se encarga de la distribución del néctar de frutas en cuatro sabores (naranja, mandarina, durazno y manzana) y PIL, de los productos lácteos.

Desde la Alcaldía

Respecto a la intoxicación de escolares, el alcalde Jhonny Fernández, presentó cuatro informes de laboratorios en los que se certifica que los productos del desayuno escolar no estaban contaminados.

“Se certifica que todo está en buenas condiciones y con los respectivos valores nutritivos, ahora la Policía debe investigar para saber qué pudo haber pasado” con los 40 escolares.

Fernández considera que debe haber mayor fiscalización de los padres de familia y directores de colegios, quienes son los encargados de recibir el alimento para los estudiantes. El alimento se entrega a diario y no se guarda ningún stock, dijo.

El alcalde también anunció ajustes para mejorar la calidad del desayuno escolar que reciben los niños, bajo responsabilidad de especialistas, es decir, saber qué tipo de raciones son necesarias en la alimentación complementaria de los alumnos en las escuelas públicas.

Dijo que el desayuno entregado es certificado por un nutricionista, pero considera que debe haber un mayor control en toda la cadena de entrega y distribución.

Jhonny descartó la posibilidad de entregar el dinero del desayuno a los padres, como lo propuso un concejal masista, pues asegura que existen malas experiencias al respecto, ya que hay padres que utilizan el dinero en otras prioridades.

En una reunión que sostuvo el miércoles, tras su retorno de Estados unidos, el alcalde recordó a los proveedores del desayuno escolar que el contrato incluye cláusulas y protocolos claros que se deben cumplir.

“Como alcalde he determinado hacer una fiscalización más estricta, que los fiscales y nutricionistas del Gobierno Municipal trabajen de la mano con las empresas y padres de familia, para hacer un control más efectivo no solo a la calidad, sino también a la cantidad del producto que se entrega a cada una de las unidades educativas. Además, que se cumpla con el horario de entrega estipulado en el contrato”, indicó Fernández en el encuentro al que también acudieron padres de familia.

Señaló que instruyó que se cubra los gastos de atención de los niños. “Si hubiera algunos gastos que hayan erogados los padres, como alcalde instruí que se haga el pago inmediato para que los padres no gasten ni un solo centavo en el tratamiento de los niños”, insistió el alcalde.

Mientras tanto, los padres de familia del colegio Ismael Montes esperan que se investigue a fondo este hecho, para que se llegue a conocer las causas que provocaron malestares y descompensación a sus hijos, porque quieren que no se vuelva a repetir.

Por el momento, han determinado que los niños de este establecimiento no reciban la merienda escolar.

Fuente: El Deber

Comentar

PAT Digital

Related post