Huracán Fiona se fortalece y avanza a las Bermudas

 Huracán Fiona se fortalece y avanza a las Bermudas

Causó varios muertos, inundaciones y graves daños materiales a su paso por Puerto Rico y República Dominicana

Huracán Fiona se fortalece y avanza a las Bermudas, se convirtió el miércoles en huracán de categoría 4 después de azotar las islas caribeñas Turcas y Caicos.

Causó varios muertos, inundaciones y graves daños materiales a su paso por Puerto Rico y República Dominicana.

Según el Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos (NHC), el huracán avanza con vientos de 210 km/h hacia las Bermudas.

Huracán Fiona se fortalece y avanza a las Bermudas

«Las marejadas de Fiona deben alcanzar Bermudas el jueves. Las marejadas podrían causar condiciones de oleaje y corriente que ponen en peligro la vida», según NHC.  

Hasta el momento, el huracán dejó cinco muertos: uno en el territorio francés de ultramar de Guadalupe, dos en Puerto Rico y otros dos en República Dominicana.  

El presidente de República Dominicana, Luis Abinader, declaró tres provincias como zonas de desastre.

Más de 10.000 personas fueron movilizadas a «áreas seguras» y que unas 400.000 están sin electricidad y 1,2 millones sin agua.

Las imágenes de los medios locales mostraron a los residentes de la ciudad de Higüey con el agua hasta la cintura.

«Pasó a mucha velocidad», dijo a la AFP Vicente López, en la playa de Bibijagua, en Punta Cana, lamentando los negocios destrozados en la zona.

Fiona se fortalece

En Puerto Rico el gobernador Pedro Pierluisi calificó este martes de «devastadores» los estragos causados por el temporal.  

«Esto es duro, hay muchos daños y aún estamos evaluando el alcance de los mismos», dijo en rueda de prensa.  

Huracán Fiona se fortalece y avanza a las Bermudas

Fiona provocó deslizamientos de tierra, bloqueó carreteras y derribó árboles, líneas eléctricas y puentes a su paso por la isla.

El martes por la tarde, apenas 300.000 usuarios tenían luz en sus hogares (un 20% del total) después del apagón general.

Y unas 760.000 personas carecían de agua potable en sus viviendas como consecuencia de cortes de energía y desbordamiento de ríos.

Jorge Cintrón, un habitante de La Parguera, en la costa suroeste de Puerto Rico, sufrió daños materiales en su casa y en su negocio, un salón de belleza. 

«La experiencia fue horrible. Fue bien impresionante sentir los vientos y ver cómo se levantaban las cosas», contó por teléfono a la AFP.  

Fuente: La Razón

Comentar

PAT Digital

Related post