Impiden el nombramiento del nuevo ministro principal de Irlanda del Norte

 Impiden el nombramiento del nuevo ministro principal de Irlanda del Norte

La disputa entre Sinn Fein y el Partido Democrático Unionista (DUP) por cuenta de la ley de normalización de la lengua irlandesa ha impedido el nombramiento de Paul Givan como nuevo ministro principal y amenaza con crear otra grave crisis en el Ulster, en medio de las tensiones sociales creadas por el Protocolo de Irlanda.

En cumplimiento del Acuerdo del Viernes Santo, los partidos mayoritarios están obligados a formar gobiernos de unidad en Irlanda del Norte. La dimisión de Arlene Foster como líder del DUP y ministra principal, tras una revuelta interna entre los unionistas, ha creado sin embargo una situación de extrema fragilidad en el Ulster.

Foster fue reemplazada como líder del DUP por el ultraconservador Edwin Poots, que prefirió delegar el cargo de ministro principal en el diputado unionista Paul Givan, de 39 años. El relevo final al frente del Gobierno tenía que haberse consumado este lunes.

Las reservas expresadas por Sinn Fein han obligado sin embargo a aplazar la toma de posesión. Los dos partidos tienen hasta el 21 junio para intentar llegar a un acuerdo; de lo contrario podrían convocarse elecciones anticipadas.

Sinn Fein inicia conversaciones para formar un Gobierno de izquierdas en  Irlanda | Internacional

El origen de la disputa es la ley de la lengua irlandesa que la líder local de Sinn Fein y viceministra principal, Michelle O’Neill, ha puesto como condición para apoyar al nuevo Gobierno de unidad. El nuevo líder del DUP Edwin Poots puso en duda que la ley pueda ser aprobada en esta legislatura: «El tiempo dirá»…

Enfrentamientos entre unionistas y republicanos

La disputa entre los dos partidos mayoritarios en el Ulster se produce dos meses después de los enfrentamientos entre unionistas y republicanos que dejaron más de 70 policías heridos en las calles de Belfast. La crisis política llega además en la antesala de los desfiles «orangistas» del mes de julio, que suelen provocar altercados entre católicos y protestantes.

El telón de fondo lo pone la creciente tensión entre el Gobierno británico y la Unión Europea por el cumplimiento del Protocolo de Irlanda contenido en el acuerdo del Brexit y que crea lo más parecido a una aduana interior entre el Reino Unido e Irlanda del Norte. En la reciente cumbre del G7 en Cornualles, el «premier» Boris Johnson se vio obligado a defender «la integridad territorial» de su país ante las presiones de la UE para que cumpla sus compromisos.

Fuente: El Mundo

Comentar

PAT Digital

Related post