La justicia decreta que Fujimori siga libre pero sin reunirse con sus colaboradores

 La justicia decreta que Fujimori siga libre pero sin reunirse con sus colaboradores

Un juez peruano denegó el reingreso en prisión de la candidata presidencial Keiko Fujimori mientras dure el proceso contra ella por varios delitos de corrupción que solicitaba la Fiscalía, si bien le impuso severas restricciones que le impedirán reunirse con sus más estrechos colaboradores.

El juez Víctor Zúñiga, del Cuarto Juzgado de Investigación Preparatoria Nacional Permanente Especializado en Crimen Organizado, declaró infundada la petición de la Fiscalía pese a reconocer que Fujimori incumplió las normas de conducta impuestas sobre su persona cuando fue puesta en libertad en abril de 2020. Sin embargo, el juez indicó que no aceptaba la solicitud para que regresara a prisión pues no se había hecho oficial ningún «apercibimiento» judicial al respecto a la candidata presidencial, tal y como exige la norma. En ese sentido, Zúñiga decretó también que Fujimori deberá seguir «un cumplimiento estricto de todas las medidas restrictivas» que se le impusieron cuando salió de prisión, y advirtió que «de no hacerlo se dictará nuevamente prisión preventiva» contra ella.

MÁS DE 30 AÑOS DE CÁRCEL


En marzo pasado, tras más de cuatro años de pesquisas, la Fiscalía peruana pidió la apertura de un juicio oral y una pena de 30 años y 10 meses de prisión contra la líder de Fuerza Popular por los delitos de lavado de dinero, crimen organizado, obstrucción a la justicia y falsa declaración en procedimiento administrativo.

Presidente de Perú 2021: La conservadora Keiko Fujimori disputará con el  maestro radical Pedro Castillo la presidencia de Perú | Internacional | EL  PAÍS

Por este caso Fujimori ya ingresó en prisión preventiva más de un año (octubre 2018-noviembre 2019), logró salir unos meses tras una apelación y luego volvió a la cárcel otros cinco meses en 2020. En abril de 2020 fue puesta en libertad bajo medidas judiciales restrictivas por el riesgo de contraer covid-19 que implicaba su estancia en prisión.

Sólo una victoria en las elecciones presidenciales del pasado día 6 evitaría que Fujimori vaya a juicio por esos delitos. Las autoridades electorales peruanas aún deben revisar las peticiones de nulidad impulsadas por Fujimori para que puedan declarar un ganador. Hasta la fecha, la mayoría de las más de 800 solicitudes presentadas por el fujimorismo en esa maniobra legal para revertir los resultados electorales han sido rechazadas por los jurados electorales por defectos formales, pero también porque no existe prueba alguna que sustente tal petición.

Fuente: EL MUNDO

Comentar

PAT Digital

Related post