La reina abre las puertas:pícnic en el palacio de Buckingham

 La reina abre las puertas:pícnic en el palacio de Buckingham

Ir de pícnic a los jardines del Palacio de Buckingham, residencia oficial de la reina Isabel II en Londres, dejará de ser por primera vez en la historia una experiencia reservada para la realeza y sus invitados de altos vuelos. La reina abrirá las puertas de su exuberante jardín, escondido tras infranqueables muros colmados de alambres, para dar la bienvenida a partir de este viernes a curiosos que quieran pasearse por los caminos de este particular oasis verde de más de 15 hectáreas.

Ante la fachada trasera del palacio se extiende una inmaculada alfombra de césped que cada verano es testigo de multitudinarias fiestas organizadas por la reina, con más de 8.000 invitados y la friolera de 27.000 tazas de té, 20.000 sándwiches y 20.000 trozos de pastel. Excepcionalmente, esta llanura abandonará hasta septiembre toda solemnidad y protocolo para rendirse a los pícnics de visitantes deseosos de comer a la sombra del palacio y del millar de árboles que presiden su jardín.

Casa restaurada de té originaria de 1939

Entre esta abundancia, destacan dos imponentes plataneros, plantados por la reina Victoria junto con el príncipe Alberto, que abren paso a un sendero custodiado por una restaurada casa de té originaria de 1939.El jardín de Buckingham no conoce el barullo urbano. Una alta frontera herbácea de más de 150 metros de largo lo mantiene lejos de todas las miradas y adorna el paisaje con una cuidada variedad de plantas.

Cuando Isabel II está en palacio, los jardineros crean cada lunes un ramo con estas flores para colocarlo en el escritorio de la monarca, tan aficionada a las rosas que pidió plantar varias en un punto estratégico para admirarlas desde su ventana, según contó una guarda del jardín a un grupo de medios, en una visita este jueves.

El Palacio de Buckingham abre por primera vez sus jardines - Diario de Ibiza

LA ENTRADA, UNOS 20 EUROS


También alcanza a ver desde su apartamento el lago artificial que gobierna el jardín y que, en tiempos pretéritos, fue el rincón favorito de la realeza para patinar cuando helaba en invierno. Más de 60 especies de aves, como gansos, patos, cisnes, garzas y cormoranes, encuentran refugio cada año en la isla central del estanque, accesible a través de dos puentes que el príncipe Alberto, esposo de la reina Victoria, demandó construir para poder cruzar a alimentar a los pájaros.

Por primera vez, el palacio de Buckingham abre sus jardines al público

Fuente: EL MUNDO

Comentar

PAT Digital

Related post