Las redes sociales: una ventana más que se abre al contrabando en el país

 Las redes sociales: una ventana más que se abre al contrabando en el país
Las redes sociales: una ventana más que se abre al contrabando en el país

Los productos de contrabando que más se comercializan son alimentos, prendas de vestir, bebidas y productos farmacéuticos, entre otros, según el sector industrial

A diario, anuncios con fotografías de torres de cervezas, gaseosas en sabores poco comunes, prendas de vestir, entre otros productos, inundan las redes sociales como Marketplace de Facebook. Si bien, existe un intercambio legal que paga impuestos y cumple con las leyes, también ha crecido exponencialmente la venta de productos que ingresan ilegalmente al país por contrabando.

En datos de la Aduana Nacional del 1 de enero al 7 de agosto de este año se han decomisado mercancías provenientes del contrabando por un valor de Bs 298,7 millones.

Desde la Cámara Nacional de Industrias (CNI), uno de los sectores más afectados, explican que a través de las redes sociales los productos industriales importados ilegalmente (contrabando) que más se comercializan son alimentos, prendas de vestir, bebidas (alcohólicas y no alcohólicas) y productos farmacéuticos, sin que se excluyan los muebles, manufacturas de cuero, plásticos y productos de construcción.

“Llegó sodita brasilera al por menor Bs 35 y al por mayor Bs 32. Se lleva a domicilio o tienda a partir de 10 paquetes”, dice un anuncio en Marketplace. Conversando con una compradora que se abastece por ese espacio y que prefirió mantenerse en el anonimato, explió que compra muchas veces por esta vía porque encuentra los productos a precios de cinco a seis veces por debajo de su valor real, a pesar de que son de dudosa procedencia.

La pandemia hizo que la gente se digitalizara más y compradores y vendedores ahora interactúan a través de varias plataformas como el Marketplace, WhatsApp e incluso Instagram donde se encuentran un menú de productos.

El presidente de la CNI, Ibo Blazicevic, expresó que el contrabando-delivery producto de la pandemia de covid-19 en la gestión 2020 creció sustantivamente. La entrega de productos del contrabando a la puerta del consumidor es una práctica habitual en la nueva normalidad que marca el covid-19, la cual debe ameritar una lucha virtual al contrabando.

Además, agregó que el contrabando-delivery está generando un proceso de desindustrialización de Bolivia. En 2020, la contracción del sector industrial estuvo en torno al -9% y un porcentaje importante corresponde al impacto del contrabando por redes sociales.

En sus cifras, el contrabando; producto de los efectos económicos de la pandemia por covid-19, la compraventa de productos industriales en redes sociales y la devaluación de monedas en los países vecinos pasó de $us 2.200 millones en 2018 a más de $us 3.000 millones en 2020. La pandemia, desde marzo de 2020, aceleró el ritmo creciente del contrabando-delivery.

“Este delito es contra Bolivia al competir en forma desigual con la producción nacional, restar mercado a la producción boliviana, desincentivar la inversión, generar desempleo productivo, disminuir la recaudación tributaria y depauperar a la población”, expresó el presidente de la CNI.

Desde la Cámara de Industria, Comercio, Servicios y Turismo (Cainco), su presidente Fernando Hurtado, explicó que por intermedio de varias de sus empresas asociadas tomó conocimiento de que productos de diferentes categorías son internados al país de manera ilegal y canalizados al mercado por medio de redes sociales. Las consecuencias de dicha situación han sido expuestas en el estudio de contrabando presentado por la institución.

“Por ejemplo, si en la industria de bebidas disminuyen las ventas por contrabando, se reduce la producción, disminuye la compra de insumos y bajan los requerimientos de envases y de transporte. En resumen, la afectación al empleo no es solo a la empresa que comercializa el producto sino a toda la cadena de esa actividad económica”, dijo.

Fuente: El Deber

Comentar

PAT Digital

Related post