Lewis Hamilton, un campeón de Fórmula 1 en problemas

 Lewis Hamilton, un campeón de Fórmula 1 en problemas

Lewis Hamilton, un campeón de Fórmula 1 en problemas por sus errores y por Max Verstappen

Lewis Hamilton comenzó la temporada 2021 de Fórmula Uno de la mejor manera posible: A bordo del monoplaza Mercedes, que ha dominado el serial los últimos siete años y con la oportunidad de convertirse en el piloto con más títulos en la historia de la máxima categoría del automovilismo mundial al deshacer el empate con el histórico alemán Michael Schumacher.

No sólo los antecedentes de su dominio en las últimas campañas estaban a su favor, los inmediatos también. Aunque había terminado el 2020 ausente del Gran Premio de Sakhir por Covid y con un tercer lugar en Abu Dabi, antes había ganado cinco carreras en fila hasta conseguir su séptima corona de conductores en F1.

Todas esas posibilidades de terminar el calendario como el número uno en cuanto a títulos en la historia siguen al alcance de su mano; sin embargo, en apenas tres semanas las sensaciones han dejado de ser positivas para el británico, quien ha entregado el liderato del campeonato al holandés Max Verstappen, de Red Bull y ha vivido dos pruebas en las que sus actuaciones y las de su escudería han sembrado las dudas de cara al futuro inmediato.

¿Cuándo comenzó Hamilton con Mercedes?

Hamilton aterrizó en Mercedes en 2013 y en pleno dominio de Red Bull, esa fue su peor campaña, con un cuarto puesto en la tabla, sólo un triunfo y cuatro terceros lugares; no obstante, las flechas plateadas estaban preparadas para el arranque de la era híbrida en el serial y Lewis comenzó su paso de leyenda.

Se coronó en 2014 y 2015 para llegar a tres ocasiones en su trayectoria (en 2008 obtuvo uno con McLaren), pero en 2016 vivió una crisis en el garaje, cuando su compañero, el alemán Nico Rosberg se cansó de su puesto como segundo volante y le compitió durante todo el año hasta arrebatarle el trono para después retirarse.

En 2017, con la llegada del finlandés Valtteri Bottas a la marca alemana y sin un equipo capaz de pelear con Mercedes, Hamilton retomó el cetro, que no ha soltado hasta desde ese momento, imponiendo marcas de triunfos y de poles en F1 en el camino, dejando atrás a Schumacher en cada una de estas estadísticas.

Por ello, el récord de ocho campeonatos de pilotos se daba por descontado al inicio del 2021. Con el cambio de reglas en la Fórmula Uno pospuesto hasta 2022, la hegemonía de Mercedes no parecía estar en riesgo y Hamilton aumentaría su palmarés para reclamar un lugar como el mejor de la historia.

Aunque durante la pretemporada Lewis adelantó que Red Bull tenía un mejor auto que el de las flechas plateadas, eso no se reflejó en la pista. El británico se impuso en Bahréin, luego de una gran pelea con Verstappen, fue segundo en Emilia Romagna detrás del holandés y fue el primero en ver la bandera a cuadros en Portugal y en España, en Portimao con la ayuda de Bottas y en Barcelona con una buena estrategia.

Lewis Hamilton: "La F1 se ha convertido en un club de niños billonarios"

La pesadilla continuó. En Bakú, Hamilton fue segundo en la calificación y al inicio del Gran Premio pasó sin problemas al dueño de la pole, el monegasco Charles Leclerc de Ferrari; no obstante, esta vez la estrategia jugó a favor de Red Bull y tanto Verstappen como Pérez lo superaron tras la parada en pits, parecía conformarse con un tercer lugar, cuando la locura llegó a la competencia.

Verstappen sufrió una ponchadura y quedó fuera de la carrera, que fue detenida con bandera roja. Antes de la reanudación Lewis hablaba sobre ser paciente y pensar a largo plazo porque con esos 18 puntos que ya tenía en la bolsa con el segundo lugar recuperaba la punta en la tabla; sin embargo, cuando los autos volvieron a la pista, Hamilton se pasó al intentar rebasar al mexicano tras oprimir un botón y quedó en el fondo de la parrilla (15). El inglés ofreció una cara no vista en estos años de dominio en F1.

Lewis Hamilton, un campeón de Fórmula 1 en problemas

“Fue un día desafortunado, una experiencia humillante y lo siento por el equipo. Cuando Checo vino por mí tras el reinicio, giré las ruedas y moví un switch que cambia el balance de los frenos y provocó que bloqueara. Es uno de los momentos más duros que he tenido en mucho tiempo, en un instante tenía todos los puntos y al siguiente ninguno”, reconoció.

Con el resultado vio el final de 54 Grandes Premios seguidos en el Top 10, lo que no le ocurría desde Austria 2018 cuando sufrió un retiro. Fue un fin de semana para olvidar para el campeón y para su escuadra, que habló de reagruparse a partir del evento en Francia, donde ha sido el único ganador desde que la cita volvió al calendario en 2018.

A pesar de todas esas malas noticias tanto en Mónaco como en Bakú y ese cambio en su expresión, a Hamilton le hubiera bastado con terminar en el octavo lugar en Azerbaiyán para regresar a la punta del campeonato; con el accidente de Verstappen, el inglés sólo necesitaba esas cuatro unidades para empatar las 105 del holandés, y al tener tres triunfos en la campaña por dos de su rival, estaría en la cima.

Es decir, pese a un par de carreras consecutivas con malos resultados y del empuje de Red Bull, Lewis tiene el título al alcance de su mano porque los errores y los accidentes también han afectado a Vestappen, quien además no tiene la experiencia de encabezar la tabla y resistir la presión, mientras que el resto de aspirantes a derrocarlo están todavía lejos.

Al británico le quedan 17 fechas por delante (si se repone la del 3 de octubre que no organizará Singapur) para recuperar la forma, hacer valer el dominio que ha tenido junto a Mercedes durante esta época y reclamar su lugar en la historia como el piloto con más campeonatos en los 71 años de la máxima categoría.

Lewis Hamilton cree que la F1 se convirtió en "club de jóvenes billonarios"

Fuente: ESPN

Comentar

PAT Digital

Related post