Matt Hancock admite haber roto el distanciamiento social al besar en su oficina a su amante

 Matt Hancock admite haber roto el distanciamiento social al besar en su oficina a su amante

El beso furtivo y el ‘magreo’ del secretario de Salud, Matt Hancock, con su supuesta amante, Gina Coladangelo, en su propia oficina y cuando aún estaban en vigor las restricciones del Covid han puesto en una situación muy comprometida al Gobierno de Boris Johnson, en pleno repunte de la pandemia (16.703 infecciones y 21 muertes en las últimas 24 horas).

Secretario de Salud emitió un breve comunicado anunciando su intención de seguir en su puesto

Las peticiones de dimisión de Hancock han arreciado en las últimas horas. El propio secretario de Salud emitió un breve comunicado anunciando su intención de seguir en su puesto, pese a haber violado las reglas de distanciamiento social y tras pedir perdón por haber «decepcionado» a la gente y a su familia. «Acepto que he roto las normas de distanciamiento social en este asunto», reconoció Hancock en un escueto comunicado. «Sé que he decepcionado a todo el mundo y lo lamento mucho. Continúo centrado en trabajar para que el país salga de la pandemia. Agradecería que se respetase la privacidad para mí y para mi familia».

Hancock definido en día por Johnson como «un hombre desesperado» en un mensaje de texto- estuvo ya en la cuerda floja por los fallos iniciales en la estrategia del Covid y por varios casos de favoritismo en la concesión de contratos (incluida una compañía de su propia hermana, Topwood Ltd, en la que él mismo ha llegado a tener el 20% de las acciones).

El episodio del apasionado encuentro con Gina Coladangelo el pasado 6 de mayo, revelado por ‘The Sun’ en un tórrido vídeo casero, puede ser la gota que precipite su salida, pese a haberse redimido en los últimos meses con el éxito de la campaña de vacunación que ha llegado ya a más del 80% de los británicos.

Infidelidad de Matt Hancock, Secretario de Salud inglés, con su asistente:  imágenes explícitas en sus oficinas | Marca

Gina Coladangelo, 43 años, vieja compañera de estudios en sus tiempos en la Universidad de Oxford, estaba ya en el punto de mira del Partido Laborista, que cuestionó su nombramiento como asesora a tiempo parcial del Departamento de Salud (por el que recibe unos 17.000 euros por 20 días de trabajo).

EL ‘PREMIER’ DA POR CERRADO EL CASO


El secretario de Transportes, Grant Shapps, defendió a Hancock alegando que «no se rompieron las reglas», ni las del Covid ni las de «los muy rigurosos» procesos para la contratación de personal por parte de la Administración.

«La razón por la que Hancock debe dimitir no es por su vida privada, sino porque ha sido un terrible secretario de Salud», alegó el líder del Partido Liberal Demócrata, Ed Davey. Un portavoz del Partido Laborista declaró entre tanto que el propio Boris Johnson tendrá que responder «si han habido conflictos de intereses o si se han violado las reglas», tanto en el comportamiento de Hancock como la contratación de Gina Coladangelo.

Noticias de Famosos: Los 'cuernos' de la polémica en Reino Unido: el  secretario de Salud y su ayudante

Fuente: EL MUNDO

Comentar

PAT Digital

Related post