Oriente Petrolero goleó a Guabirá por 4-1 en un encuentro salpicado por la violencia de los hinchas refineros

 Oriente Petrolero goleó a Guabirá por 4-1 en un encuentro salpicado por la violencia de los hinchas refineros

Los dirigidos por Erwin ‘Platiní’ Sánchez levantaron cabeza, pero protagonizaron un partido extraño, en el que la policía no pudo contener la violencia en la curva refinera. Ribera, Roca, Rojas, y Suárez fueron los responsables del abultado marcador.

Oriente Petrolero aplastó a Guabirá en un partido distorsionado por el VAR, y la violencia injustificada de los hinchas locales. Más de ocho revisiones en goles, posibles expulsiones, y posibles penales. A esto se sumaron las agresiones en la curva refinera en contra de la policía, que obligaron a detener el encuentro por aproximadamente 14 minutos.

El encuentro inició con algunas aproximaciones del local, otro par del visitante. Oriente rompió el marcador al 25’, con una gran jugada entre Zeballos y Dorrego por derecha, y un mejor centro que cabeceó Alexis Ribera. Supayabe y sus compañeros quedaron absorbidos por Facundo Suárez, y eso permitió que ‘el 8’ defina sin oposición.

Oriente Petrolero goleó a Guabirá por 4-1 en un encuentro salpicado por la violencia de los hinchas refineros

Juan Nelio García y Carlos Tapia estaban revisando un posible fuera de juego, por lo que el primer gol quedaba en duda. En ese momento, la atención de un atractivo partido de fútbol se desvió a las tribunas.

Un grupo de barrabravas empezó una gresca con la policía en la curva de Oriente. Aún no hay certeza sobre si el problema se inició por un tema interno entre los hinchas albiverdes, o por el malestar que generó la revisión VAR del gol local. Lo único concreto, fue el bochorno vivido en las tribunas y la vergonzosa decisión de continuar el partido, cuando la policía tuvo que escapar para no sufrir mayores agresiones.

Los ‘verde olivo’ respondieron con la aplicación de gas lacrimógeno y tuvieron que salir de la tribuna que custodiaban esquivando patadas y golpes. Los que perdieron no fueron los barras que sufrieron el gas, o los policías que ‘corrieron’. Los verdaderos perdedores fueron los hinchas reales, aquellos que fueron en familia, con abuelos, niños y niñas y tuvieron que retirarse del estadio.

Perdió el hincha por tener que buscar atención médica debido al gas que se expandió, perdió por vivir el susto que ocasiona ver tal violencia en un lugar donde todo debería ser fiesta, espectáculo, y alegría. El partido se detuvo por 14 minutos aproximadamente, y con advertencias de por medio, el juego se reanudó.

Guabirá llegó a la igualdad a través de un penal que el VAR le otorgó. ‘Padú’ Carvalho entró al área y en un intento de despejar, Soleto se barrió con tal mala fortuna, que la pelota le pegó en la mano. Penal claro para el rojo de Montero, y buena definición de Enrique Hurtado que puso el 1-1 en el 45+8’.

El cierre del primer tiempo tuvo más polémica con la expulsión de Walter Antelo tras un golpe a Facundo Suárez. El de Guabirá derribó al delantero rival, y se ganó la segunda amonestación, mientras que Suárez también fue pintado de amarillo por haber reaccionado ante la infracción.

Oriente Petrolero goleó a Guabirá por 4-1 en un encuentro salpicado por la violencia de los hinchas refineros

En el segundo tiempo se dejaron atrás las polémicas y la agresión. Oriente aprovechó el hombre extra que tenía, y anotó el 2-1 en el 48’. Carlos Roca rompió las redes azucareras con un violento remate que fue imposible para Cuellar.

De manera paulatina, Guabirá se fue asentando en el partido y se armó de valor para igualarle las acciones al rival. Cuando mejor se desenvolvía el rojo, Oriente volvió a pegar. Daniel Rojas anotó el 3-1 en el minuto 65. Ronaldo Sánchez apareció en solitario por derecha, envió el centro al segundo palo, y tras un desvío, apareció Hugo Dorrego para dominar y asistir a Rojas que definió con un remate cruzado.

En el cierre del encuentro, Facundo Suárez devolvió la alegría a todos los que fueron a ver fútbol. El delantero argentino recibió por derecha en el minuto 80, y homenajeó a Messi, dejando a dos defensores de Guabirá despatarrados en el césped, y definiendo como el gran goleador que es. Verdadero golazo que significó la cereza del pastel para los de Erwin Sánchez. De la vorágine iracunda, al cántico del ‘ole’. El hincha albiverde pasó del infierno al cielo y terminó aplaudiendo a sus jugadores en un partido completamente manchado.

Oriente Petrolero deberá aguardar hasta el lunes 1 de agosto para volver a tener acción, cuando deba visitar a Independiente de Sucre. Guabirá, por su parte, tiene a Universitario de Vinto como próximo rival en el calendario. Ese encuentro está programado para el sábado 30 de julio.

Fuente: El Deber

Comentar

PAT Digital

Related post