Santa Cruz recibe con honores, banderas y vítores a marcha indígena

 Santa Cruz recibe con honores, banderas y vítores a marcha indígena
Santa Cruz recibe con honores, banderas y vítores a marcha indígena

La marcha ingresó a la plaza 24 de Septiembre después de 37 días de caminata desde Trinidad.

La columna de la marcha antes de su llegada a la plaza 24 de Septiembre fue recibida por miles de personas que salieron a su encuentro por las avenidas y calles.

En su recorrido salieron a su encuentro varias autoridades municipales, de la Gobernación y cívicas, entre ellos el alcalde Jhonny Fernández quien se mostró complacido de tener a hombres, mujeres y niños indígenas en la ciudad.

Los marchistas, llegaron al ritmó de la tamborita y flameando las banderas flor de patujú, mientras eran alentados por los vecinos que estaban apostados en las calles y avenidas cruceñas.

En la plaza principal, luego de la celebración litúrgica hubo un acto en el que habló el gobernador Luis Fernando Camacho, tras lo cual los fatigados caminantes se dispusieron para descansar, tras haber cumplido su objetivo.

Durante la homilía, monseñor Sergio Gualberti hizo un llamado a las autoridades nacionales para que valoren el sacrificio que han realizado los marchistas en llegar hasta Santa Cruz. Además, pidió que se escuche “el clamor que sube hasta el cielo de estos hermanos y hermanas indígenas de las tierras amazónicas: ancianos, mujeres, niños, jóvenes y adultos”.

También dijo que se tiene que respetar los derechos de los caminantes, que son reconocidos por la Constitución Política del Estado (CPE), que son la autodeterminación, la cultura y visión de la vida, “además de sus usos y costumbres, sus tierras y territorios y que cesen los avasallamientos, los incendios dolosos de los bosques y la explotación salvaje de los recursos naturales”.

“Esta movilización es un sacrificio que busca el bienestar común de todo el país, del Oriente, la Amazonia y el Chaco boliviano”, afirmó Marcial Fabricano, uno de los principales líderes de la columna, que no perdía la sonrisa a pesar del cansancio después de haber caminado más de 550 kilómetros.

Fuente: El Deber

Comentar

PAT Digital

Related post