Trabajadores de la posta de Colchane duermen con cuchillos debido a la inseguridad

 Trabajadores de la posta de Colchane duermen con cuchillos debido a la inseguridad

Asentamientos precarios que llevan casi dos semanas y que rodean el espacio generan una sensación de inseguridad a los profesionales y pobladores debido al incremento de hurtos.

El temor y el miedo se apoderaron los últimos días de los profesionales de la posta Colchane, frontera entre Chile y Bolivia. Es tal la sensación de inseguridad que duermen con cuchillos en caso de que migrantes ingresen a sus propiedades. Todo esto desde hace dos semanas, cuando proliferaron los asentamientos precarios de carácter permanente de migrantes, en su gran mayoría venezolanos, en la Plaza de Armas, rodeando la posta rural, único centro de salud que existe en la capital comunal.

Cinthia Olivares, a cargo de la urgencia de la posta de Colchane considera que la sensación de inseguridad en la comuna es crítica. “No sé qué calidad de persona están llegando, nos están robando, ingresando a la posta, acá los funcionarios están durmiendo con cuchillos no sé hasta cuándo vamos a seguir así”, contó. La profesional sostiene que la toma de los espacios públicos por parte de los migrantes aumenta la inseguridad en especial durante la noche y que los vecinos ya no quieren ir a atenderse.

“Tengo que cruzar la plaza y la verdad que me da miedo cruzar la plaza, porque se ponen a tomar, a drogarse acá afuera de la posta. Nosotros llamamos a carabineros, se logra que se puedan ir un rato, pero ya después vuelve (…) al lado de la posta había un puesto donde se ponían las charqueras (vendedoras de charqui) y lo están utilizando los venezolanos como refugio, ahí se ponen a tomar. Hasta las cinco de la mañana se escucha música. En sí Colchane es una comunidad muy tranquila, pero ya nuestros pacientes no pueden venir con seguridad porque tienen miedo que puedan ser asaltados”, indicó.

Asentamientos de migrantes en Colchane

Su colega Yanitsa Guerra, técnico en salud de la urgencia en la posta de Colchane, donde trabaja 24 horas y vive en estas dependencias, también ha optado por dormir armada de un cuchillo.

“La verdad es que estoy con temor, porque hoy en día los venezolanos, estos extranjeros, toda la noche se ponen afuera de la posta, yo la verdad duermo con un cuchillo, porque duermo sola en la posta. Usted comprenderá que el vivir con el temor de que se metan a la posta que entren a robar medicamentos o cualquier otra cosa me da miedo, porque me ha tocado atenderlos y con agresividad me responden (…) Por la noche yo espío por una ventanita y ellos se ponen a tomar alcohol, entonces es incómodo la situación, no se puede dormir tranquila al saber que ellos están afuera de la posta. Yo me voy a ir, la verdad estoy mal físicamente, mentalmente”, expresó.

Vivir con miedo

Para el médico de la posta de Colchane, Gonzalo Vera, existe un temor en los profesionales de seguir trabajando en la comuna, “los más antiguos como yo conocemos más o menos la situación, pero la mayoría de los funcionarios de la municipalidad, carabineros, colegios, acá de la de la posta son nuevos. Entonces ellos se sienten sumamente inseguros, se dan cuenta de la situación que está ocurriendo. Hay muchos funcionarios y trabajadores que están uno o dos días y luego se van porque no se sienten seguros, incluso hay gente que no quiere ir a trabajar por la misma situación de la pandemia y la crisis migratoria que se complementan entre las dos”.

Fuente: El Deber.

Comentar

PAT Digital

Related post