Treinta cisternas comenzaron a cargar combustible en la planta de Palmasola

 Treinta cisternas comenzaron a cargar combustible en la planta de Palmasola
Treinta cisternas comenzaron a cargar combustible en la planta de Palmasola

El presidente de Astic, César Mansilla, prevé que el combustible llegará a las estaciones de servicio de la ciudad en torno a las 16:00 de este viernes. También se despachará combustible a las provincias. YPFB informó que ya se despacharon otros 17 cisternas en la mañana.

Un total de 30 cisternas comenzaron a cargar desde las 11:00 de este viernes combustible para su distribución en estaciones de servicio de la capital y las provincias de Santa Cruz, informó el presidente de la Astic, César Mansilla, quien calculó que YPFB podrá despachar hoy unos 50 cisternas con ese objetivo.

La calma volvió a puertas de la Refinería Guillermo Elder Bell en Palmasola. Anoche, los manifestantes que se ubicaron en inmediaciones de ese centro de distribución de combustible se replegaron luego de levantar el cerco instalado por afines al partido de Gobierno, lo que permitió que varios cisternas que llegaron con diésel y gasolina importados puedan descargar.

“Todo está tranquilo”. Los camiones con producto importado “han descargado toda la noche y desde las 11.00” de hoy “estamos ingresando nosotros para cargar el combustible y llevarlo a los surtidores”, sostuvo el representante de la Asociación de Transporte Independiente de Combustible en Cisternas (Astic).

“Tenemos conocimiento que, inicialmente, entrarán 20 camiones para surtidores de ciudad y 10 camiones para surtidores de provincias. Hay el compromiso de los señores de Yacimiento de que a medida que vayan saliendo van a ir ingresando, pero también sabemos que YPFB no tiene capacidad para despachar muchas cisternas”, dijo Mansilla, quien espera que “hoy se logren despachar por lo menos 50 cisternas” para las estaciones de servicio.

“Estimo que a partir de las cuatro de la tarde, van a estar llegando los camiones a los surtidores de ciudad”, indicó el presidente de Astic.

Desde Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB) se informó que se despacha combustible «todos los días, no solo hoy». «Salieron 17 (cisternas) en la mañana y se cargaron 30 en la tarde», se precisó.

Anoche, ejecutivos de la petrolera estatal pidieron a la población movilizada en inmediaciones de la planta replegarse por cuestiones de seguridad y para que los funcionarios del complejo puedan trabajar.

“Les pedimos, por favor, a los compañeros manifestantes que puedan replegarse de aquí a un kilómetro, porque un petardo, una explosión mal calculada, aquí vamos a volar todos”, sostuvo el gerente de Comercialización, Félix Cruz.

Antes, la petrolera estatal emitió un comunicado indicando que se suspendía la salida de cisternas ante la amenaza de que grupos de choque pretendían generar violencia en la zona.

Sin embargo, los vecinos que llegaron a la zona explicaron que ni siquiera llevaron petardospor temor a una explosión y solo querían dejar expedito el complejo. Así, levantaron el cerco con sus propias manos, retirando escombros y promontorios de tierra.

«La Policía Boliviana nos ayudó muchísimo en la disuasión entre un grupo que desbloqueaba y otro que bloqueaba. A la gente que venía un poco alterada se la pudo calmar. Al primer grupo que estaba bloqueando la refinería se les dijo que se vayan porque un petardo mal lanzado y nos morimos todos. Precautelamos la seguridad y logramos evitar cualquier choque”, manifestó el presidente de YPFB, Armin Dorgathen, en una nota de prensa.

Aproximadamente 500 camiones cisternas cargados con combustibles líquidos se encuentran en inmediaciones del complejo de la petrolera estatal.

Tenemos una capacidad de recepción en condiciones normales de alrededor de 120 cisternas por día. El objetivo es que podamos operar sin gente afuera. No puede haber disturbio afuera y tampoco se puede generar violencia, pues es irresponsable”, indicó Dorgathen. 

Cruz explicó que es necesario que “lleguen más cisternas para mantener los saldos” y que los que hasta el momento pudieron arribar a ese centro de distribución lo hicieron gracias a un cuarto intermedio decidido en el bloqueo en Camiri.

“YPFB trabaja para garantizar el abastecimiento, pero para eso en estas instalaciones tenemos que evitar el conflicto. Es un tema de seguridad”, subrayó.

Dorgathen pidió a la población evitar el sobreabastecimiento de combustibles en bidones y botellas, porque lo único que eso genera es especulación y desesperación en la ciudadanía cruceña.

“Si no existiera este tema de reventa habría mayor combustible para todos. Se está generando una especulación muy grande. No queremos que haya violencia de ningún tipo cerca de una cisterna o de una estación de servicio porque es muy peligroso”, aseveró.

Fuente: El Deber

Comentar

PAT Digital

Related post