Lo último |

La Paz |

Santa Cruz

 12 Abril

Imagen modal
https://sportlinebolivia.com/
https://www.facebook.com/Maudashoes




El Alto guarda una larga historia de nueve nombres desde antes de la colonia

En las alturas del altiplano boliviano, existe una ciudad que guarda en su nombre una narrativa de casi ocho siglos, un relato que se remonta a tiempos inmemoriales incluso antes de la llegada de los conquistadores españoles. Primeramente conocida como Alax Pacha, que en la lengua de los primeros habitantes de la región significa "mundo de arriba", la ciudad ha transitado a lo largo del tiempo por una serie de denominaciones que reflejan su historia rica y compleja.

Según los relatos del historiador Johnny Fernández Rojas, la ciudad que hoy conocemos como El Alto ha sido llamada de diferentes maneras a lo largo de su evolución. Durante la época colonial, su nombre era Alax Pacha, una referencia a su altitud sobresaliente, ubicada a más de 4.100 metros sobre el nivel del mar, y su proximidad aparente al cielo.

Con el devenir de los años, la ciudad adoptó diversos nombres, cada uno reflejando aspectos importantes de su identidad y su relación con el entorno circundante. Desde Ichu Kollo, que significa "cerro o colina donde abunda la paja", hasta Altos de Chacaltaya, en alusión a la cercanía con el famoso nevado, la ciudad fue rebautizada en varias ocasiones.

Durante la época colonial española, se la conoció como Altos de Lima, debido a su posición estratégica como paso obligado desde la zona de Garita de Lima hacia lo que hoy es La Portada, marcando una ruta hacia Lima, Perú. Más tarde, tras el cerco liderado por Tupac Katari y Bartolina Sisa en 1781, la ciudad fue denominada Altos de la Batalla, en referencia a los eventos históricos que tuvieron lugar en la región.

A principios del siglo XX, con la inauguración del ferrocarril La Paz-Guaqui, la ciudad fue rebautizada como Alto de La Paz, un nombre que se mantuvo hasta 1985, cuando se promulgó la Ley 628 que la designó oficialmente como El Alto. Esta decisión marcó un hito en la historia de la ciudad, al consolidar su separación definitiva de La Paz y establecerla como la capital de la recién creada Cuarta Sección de la provincia Murillo.

Desde entonces, El Alto ha continuado su crecimiento y desarrollo, transformándose en una de las ciudades más importantes de Bolivia y un centro vital para la vida económica, cultural y social del país. A través de sus múltiples nombres, esta ciudad nos recuerda la importancia de honrar y preservar nuestra historia y nuestra identidad, mientras miramos hacia el futuro con esperanza y determinación.

Noticias    
Nacional     
Compartir: