Lo último |

La Paz |

Santa Cruz

 14 Julio

Imagen modal
https://www.facebook.com/SkechersBO
https://bit.ly/ElCedroVallecito




Una misión de rescate: Julio Hernández Montoya y la conservación de aves

Julio Hernández Montoya, destacado científico del Grupo de Ecología y Conservación de Islas (GECI) en Isla Guadalupe, lideró una extraordinaria operación para salvar a los albatros patas negras de la extinción.

Este esfuerzo incluyó un viaje crucial a bordo de Hawaian Airlines, donde Hernández Montoya y su equipo transportaron incubadoras con huevos de esta especie desde Estados Unidos hasta México.

Durante el vuelo de más de 6.000 km sobre el Pacífico, el científico mexicano mantuvo una mezcla de emoción y responsabilidad por el invaluable contenido de las cajas que custodiaban.

La misión tenía como objetivo fundamental encontrar un nuevo hogar para los embriones de albatros patas negras en Isla Guadalupe, ubicada a 255 km de la costa de Baja California.

En esta isla remota, los huevos serían adoptados por albatros de Laysan, una especie cercana, como parte de un innovador programa de conservación.

Esta estrategia busca no solo aumentar las posibilidades de supervivencia de los albatros patas negras, sino también fortalecer la diversidad genética y la estabilidad de las poblaciones de aves marinas en el Pacífico.

El traslado de los huevos en condiciones controladas y seguras fue un paso crucial en el esfuerzo por preservar esta especie amenazada.

Hernández Montoya y sus colegas no solo garantizaron el éxito del transporte, sino que también coordinaron con precisión la integración de los embriones en su nuevo entorno en Isla Guadalupe.

Esta labor no solo destaca por su complejidad logística, sino también por su profundo impacto en la biodiversidad marina y la conservación global de aves en peligro.

Con este logro, Julio Hernández Montoya y el GECI reafirman su compromiso con la protección de la fauna marina y el desarrollo de estrategias innovadoras para enfrentar los desafíos de la conservación en el siglo XXI.

Mundo    
Clima    
Compartir: